Skip to Content

Blog Archives

Grasa en calostro: La crema de la cosecha.

¿Cuál es el contenido de grasa láctea de su vaca lechera? Es una pregunta fácil, ¿verdad? Es probable que tenga registros de grasa en leche de generaciones en su granja y podría explicar fácilmente cómo han cambiado los componentes de su leche a lo largo de los años o identificar qué prácticas de manejo y alimentación causaron reducciones o aumentos en la grasa láctea.

¿Qué pasa con su porcentaje de grasa de calostro? ¿Es capaz de dar una respuesta exacta, o incluso una adivinanza? Usted podría estar pensando, “¿Importa?”
En general, nos centramos en las inmunoglobulinas del calostro para definir la calidad, ya que la IgG en el calostro es necesaria para la inmunidad pasiva. Sin embargo, al hacerlo, nos limitamos a aprovechar todo lo que el calostro tiene para ofrecer. Nuestro laboratorio y otros han estado trabajando para caracterizar todos los beneficios del calostro para la becerra y, en este artículo, vamos a comenzar de nuevo desde el principio: los nutrientes. En particular, vamos a resaltar la importancia de la grasa en el calostro para los becerros recién nacidos y le mostraremos por qué necesita medir la grasa del calostro con la misma frecuencia con la que mide la grasa de la leche.

La misma ecuación que usamos para calcular la producción de energía de la leche basada en grasa, proteína y lactosa se puede usar para calcular el contenido de energía bruta del calostro. Sin embargo, la energía bruta no es igual a la energía digestible, ni a la energía que el becerro usa para el crecimiento y el mantenimiento. A partir de una revisión interna de datos recientes, nuestro grupo recolectó de 20 vacas en una granja lechera comercial en Alberta, calculamos que las proteínas, grasas y lactosa representan respectivamente el 58%, 36% y 6% de la energía bruta en el calostro.

Sin embargo, del 70% al 80% de la fracción proteica está compuesta por inmunoglobulinas que no serán completamente digeribles debido a los compuestos que contienen calostro que bloquean las proteínas, como la IgG, de la digestión. Además, el intestino del becerro recién nacido es inmaduro y relativamente ineficiente en la digestión de proteínas. Teniendo en cuenta estos factores, aproximamos que las proporciones a partir de las cuales la proteína, la grasa y la lactosa contribuyen al cambio de energía bruta del 58% al 25% para la proteína, del 36% al 63% para la grasa y del 6% al 12% para la lactosa. Por lo tanto, la grasa, y no la proteína, en realidad representa la fuente de energía primaria que los paquetes de vacas en el calostro para la cría.

Como dice el famoso dicho: “Mamá sabe mejor”, ¿por qué se ha decidido que la grasa es la crema de la cosecha? En realidad es bastante claro. El término grasa engloba ampliamente compuestos relacionados que tienen múltiples funciones en la cría recién nacida:

1. Combustible: la grasa compensa la concentración relativamente menor de lactosa en el calostro que la leche madura, complementando en última instancia la digestión y el metabolismo de la becerra a esta edad.

2. Termorregulación: cuando se quema, la grasa libera 1.6 y 2.4 veces más energía que la proteína y la lactosa, respectivamente. Este calor (energía) liberado mantiene la temperatura corporal óptima del becerro, lo cual es particularmente importante para los becerros nacidos en invierno.

3. Señalización hormonal: la fracción de grasa del calostro contiene grasas específicas que se pueden usar como hormonas en el cuerpo. Por ejemplo, los investigadores demostraron en 2001 y 2014 que el colesterol es más alto en el calostro que en la leche. El colesterol es el precursor de las hormonas esteroides que tienen funciones muy amplias que van desde la expresión de rasgos específicos del sexo hasta el control de las respuestas al estrés dentro del cuerpo.

4. Inflamación y respuesta inmune: los datos recientes de nuestro laboratorio han demostrado que los FA o ácidos grasos omega-6 y omega-3 (FA por sus siglas en inglés de Fat Acids) están elevados en el calostro. Los FA Omega-6 y omega-3  son ácidos grasos esenciales y precursores de compuestos que regulan la inflamación, la respuesta inmune y el desarrollo del cerebro. Los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan han estado explorando la suplementación con aceite de pescado y lino (alto en ácidos grasos omega-3) en el calostro y han demostrado beneficios prolongados en términos de estado antioxidante y respuestas inmunitarias de una sola alimentación. Luego de una investigación adicional, quizás un suplemento de  FA´s omega podría convertirse en parte de su manejo de calostro en la granja en un futuro cercano. Estos son solo algunos ejemplos, pero está claro que la grasa del calostro no debe pasarse por alto. Con esto en mente, resaltaremos una preocupación importante acerca de la grasa de calostro. La Figura 1 muestra el amplio rango en la concentración de grasa de calostro que se ha reportado como tan bajo como 0.3% en 1950 y tan alto como 26.5% en 2007.

Numerosos estudios (señalados en la Figura 1) han informado sistemáticamente que la concentración de grasa de calostro es muy variable de una vaca a otra, y esta variación se demuestra de manera similar en todos los estudios.

Concentración de grasa (%) reportado en 12 estudios desde 1950 hasta la actualidad.
Las barras representan el promedio y las barras de error representan el error estándar. los valores al inicio de la barra de error estándar representan el porcentaje de grasa mínimo y máximo reportadas en ese respectivo estudio.

Concentración de grasa (96) reportada en 12 estudios desde 1950 hasta la actualidad.

Esta variación es crítica. Por ejemplo, según las concentraciones mínimas y máximas informadas desde 1950 hasta ahora, un ternero recién nacido podría recibir entre 0,1 y 9,8 Mcal de energía de la grasa solo en los 4 litros de calostro alimentado al nacer. Si considerara su TMR, ¿Un rango similar de suministro de energía neta a su hato en lactancia le encendería un signo de alarma? Por supuesto.

La investigación ha captado algunos factores previos al parto que afectan la producción de grasa del calostro, como paridad, duración del período seco y nutrición, protocolos de inmunización y la temporada de partos. Investigadores de la Universidad de Cornell y de la Universidad de Saskatchewan encuentran que la ingesta de nutrientes puede alterar la producción de grasa del calostro sin afectar el rendimiento del calostro. En términos de componentes de grasa, la suplementación de grasa antes del parto, como la alimentación con FA omega, causa los cambios correspondientes en el perfil de FA de calostro. En un estudio realizado en Florida en 2014, encontraron que la fuente de grasa que se alimenta a la madre puede alterar la eficiencia de la captación de IgG en su recién nacido sin alterar el contenido de IgG en el calostro.

Todavía tenemos mucho trabajo por hacer para comprender los factores de manejo y nivel de vaca que pueden alterar la grasa del calostro, así como lo que estos cambios significarán para el becerro recién nacido. Pero por el trabajo preliminar y la importancia conocida de las grasas para la energía y el desarrollo, es hora de que comencemos a prestar más atención a este macronutriente. Sería un gran paso adelante para la investigación investigar los niveles de calostro que necesita la becerra para un crecimiento y mantenimiento óptimos.

Este tema no ha sido el foco de la investigación actual sobre el calostro y, en la actualidad, no hay un umbral recomendado para los niveles de grasa del calostro. Recomendamos que su grasa de calostro sea más alta que los niveles de grasa de su tanque de leche a granel, y para estar seguro, debe alimentar calostro que contenga más de 5% de grasa. Por ahora, mejorar el manejo del calostro puede ser tan simple como enviar una muestra de calostro de vaca para el análisis de componentes, tal como lo haría al analizar sus muestras de leche mensuales. Después de todo, el conocimiento es poder.

Artículo escrito por: Koryn Hare, Amanda Fischer-Tlustos y Michael Steele para Progressive Dairy Canada

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Manejo del estrés por calor y control de moscas en becerras jóvenes

Cuando los meses de verano se pueden resumir con 2 palabras, lluvia y calor, hay muchas complicaciones que pueden surgir en las granjas, particularmente con becerros jóvenes. Dos de los principales problemas que afectan la salud y la comodidad son el estrés por calor y el control de las moscas. Las prácticas de manejo que se pueden implementar para reducir los efectos de estos dos problemas deben explorarse y adoptarse en la práctica. Al mantener a los becerros frescos y cómodos, podemos minimizar las tasas de morbilidad y mortalidad, las pérdidas económicas, así como el tiempo y la mano de obra dedicados a tratar a las crías enfermas. Aunque éste es un momento difícil del año, ajustar algunas estrategias de manejo puede proporcionarle algo de alivio tanto a usted como a sus becerros.

El estrés por calor en las becerras lecheras es un tema que debe abordarse en cualquier establo lechero. Cuando los meses de verano aumentan el calor, la mayoría de los productores se preocupan por mantener el hato de ordeño fresco. Sin embargo, el estrés por calor puede ser muy perjudicial para los becerros jóvenes al causar deshidratación, debilitar los sistemas inmunológicos (debido a la disminución de la ingesta de alimento) y la mala salud en general. Hay muchas opciones, que incluyen ventilación, mayor flujo de aire a las cabañas, mantener la cama seca, áreas de sombra y muchas más que se pueden administrar para tratar de mantener a la cría fresca.

Si las becerras están alojadas en casetas individuales, intente colocar un bloque de 6 a 8 pulgadas de alto debajo de la parte trasera de la cabina para permitir que fluya más aire hacia la cabina. El Dr. Ted Friend, un científico retirado de Texas A&M AgriLife Research y profesor en el departamento de ciencia animal, ha realizado una extensa investigación para reducir el estrés por calor en las chozas de plástico de las becerras. El Dr. Friend ha realizado estudios que cubren chozas de becerras con materiales reflectantes para desviar parte de la radiación solar. Algunos de los resultados que utilizaron cobertores reflectantes incluyeron temperaturas más bajas dentro de la cabina, menores tasas de respiración, menores tasas de tratamiento y ganacia de peso promedio diaria mejorada (Tucker, 2016). Las casetas y otras instalaciones no permanentes pueden orientarse para atrapar la brisa del verano, mientras que evitan la luz solar directa en las casetas durante las horas calurosas de la tarde. Los establos cerrados para becerras se pueden renovar con telas de sombra, cortinas con temperatura regulada, ventiladores o sistemas de ventilación de tubos a presión. El aumento de la ventilación en cualquiera de estos tipos de alojamiento también puede ser beneficioso para ayudar a controlar las moscas que se reúnen en las becerras y su entorno. El área que rodea el alojamiento para becerros debe estar seca, libre de hierba alta y malezas, y espaciada adecuadamente. Para refugios de becerros individuales, idealmente debería haber un ancho de alojamiento entre los refugios para un buen flujo de aire y para disminuir el contacto de nariz a nariz.

El material de cama también es un jugador clave tanto en el estrés por calor como en el control de la mosca. Asegurarse de que la cama de la cría esté seca ayuda a disminuir la incidencia de moscas que se reúnen en condiciones húmedas y ponen sus huevos. La  cama seca reduce la cantidad de amoníaco que el becerro está respirando y ayuda a mantener el pelaje limpio y seco, lo que también elimina un lugar favorito para que las moscas descansen. Si bien la paja es una cama favorable para los meses de invierno, el aserrín es más beneficioso en el verano, ya que es menos eficaz para aislar a la becerra. Sin embargo, independientemente del material de cama preferido, lo que marca la diferencia es asegurarse de que haya una cama adecuada y seca. Para tener una buena idea de cuán mojada está la ropa de cama, use la prueba de rodilla para ver cómo se encuentra. Ingrese al corral o caseta de la becerra y colóquese sobre una o ambas rodillas. Si sus rodillas están húmedas o mojadas, la cama debe ser reemplazada o recargada.

Otro elemento importante que debe tener es el agua, agua, y el agua. Todos los becerros deben tener acceso a agua fresca y limpia en todo momento, tanto en invierno como en verano. Sin embargo, a medida que aumenta el calor del verano, una becerra debe tener acceso al agua para evitar la deshidratación y para enfriar la temperatura corporal hasta un nivel manejable. Además de enfriar la temperatura del cuerpo, la disponibilidad de agua fomenta la ingesta de alimento y es un componente esencial para el desarrollo del rumen. Es importante proporcionar una barrera o un cierto grado de separación entre los cubos de comida y agua. Cuando los becerros pueden jugar entre los dos cubos, tendrán una mayor tendencia a humedecer tanto su cama como su alimento, creando otro lugar favorable para que las moscas se congreguen.

Incluso cuando las prácticas de manejo son las mejores, las poblaciones de moscas pueden ser una molestia para cualquier granja. Asegurar que mantenemos el ambiente alrededor de nuestras crías lo más limpio y seco posible es un gran paso para el control; sin embargo, hay insecticidas y otros aditivos que se pueden usar para reducir el número de moscas. Hay opciones disponibles para rociar insecticidas en todo el corral de crianza para disminuir las poblaciones de moscas. Estos métodos generalmente tienen que ser repetidos regularmente. Existen aditivos efectivos que pueden incorporarse a los alimentos secos, así como a los sustitutos de la leche que pasan sin causar daño a través del sistema digestivo y se excretan en el estiércol. Cuando los huevos se depositan en el estiércol, se interrumpe el ciclo de vida de la mosca, evitando que las larvas se conviertan en un adulto.

Artículo escrito por: Cassie Yost, Penn State University

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Nueva aplicación que estima la prevalencia de BRD

La enfermedad respiratoria bovina (BRD, por sus siglas en inglés) es una de las enfermedades más importantes que afectan la salud de los becerros destetados.

Afortunadamente, los productores ahora tienen una nueva herramienta de diagnóstico a la mano: una aplicación de teléfono que los guía a través de un sistema de puntuación para BRD. Los productores pueden ver y seleccionar fotos de signos clínicos en la aplicación si son normales o anormales. La aplicación cuenta las puntuaciones y crea un informe que también se puede compartir con el veterinario del establo.

“La fortaleza de esta aplicación no radica en la simple puntuación de un becerro”, dijo el Dr. Sharif Aly, profesor de epidemiología y bioestadística del Centro de Enseñanza e Investigación de Medicina Veterinaria de la escuela en Tulare. “Al usar una muestra de una encuesta aleatoria, la aplicación puede estimar la prevalencia de BRD de una manada de becerros. Dados los aportes, como el número de becerros y la precisión deseada de la estimación de prevalencia, la aplicación guía al productor a través de la muestra apropiada de becerros para puntuar. Tenemos muchos hatos grandes en California y llevaría horas recorrerlos y anotarlos a todos “.

Desarrollada por un equipo de investigación de la Escuela de Medicina Veterinaria de la UC Davis, el Departamento de Ciencia Animal y Agricultura y Recursos Naturales de la UC (UC ANR), la aplicación gratuita está disponible para los usuarios de Android y Apple. Está disponible en español y árabe con más idiomas próximamente.

Aly explicó que la aplicación está diseñada para ser utilizada en conjunto con una herramienta de evaluación de riesgos recientemente desarrollada que investiga los factores que se sabe están asociados con BRD en becerros. Similar a la puntuación de riesgo de accidente cerebrovascular para los seres humanos, la herramienta es específica del hato y puede ayudar a los productores a conocer el riesgo de sus becerros y los cambios de manejo necesarios para controlar el BRD en su granja.

La evaluación de riesgo pendiente de patente es la culminación de seis años de trabajo y dos estudios de investigación clave publicados en el Journal of Dairy Science que evaluaron los factores de riesgo de BRD y las prácticas de administración regional en las lecherías de California. Uno de los estudios obtuvo 4.000 becerros destetados en 104 lecherías en todo el estado. Otro estudio obtuvo 12,000 becerros desde el nacimiento hasta el destete en seis lecherías. Los estudios fueron apoyados por las becas UC ANR y USDA distribuidas a través del Centro de Salud Animal para Alimentos de la escuela por un total de $ 640,000.

“Buscamos desde el principio descubrir cómo las prácticas de manejo impactan la salud de las crías y diseñamos estudios para que nos den la magnitud de la asociación de estos factores y la ocurrencia de BRD”, dijo Aly, quien se desempeñó como investigador principal de los estudios de colaboración con investigadores y especialistas en extensión con la Escuela de Medicina Veterinaria, UC ANR, el Departamento de Ciencia Animal de UC Davis y el Departamento de Agricultura y Alimentación de California.

La herramienta de evaluación de riesgos pronto estará disponible en línea y Aly dijo que esperan incorporarla a la aplicación BRD. Una vez que un productor completa la evaluación de riesgos, puede usar la aplicación para comparar la prevalencia de BRD de su hato. Después de implementar los cambios de administración recomendados, los propietarios pueden obtener una segunda estimación de prevalencia para comparar su progreso en el control de BRD.

“Usados ​​en conjunto, pueden ser un enfoque efectivo para disminuir la prevalencia de BRD y mejorar la salud de los becerros destetados en las lecherías de California”, dijo Aly.

Artículo escrito por: Mike Opperman para dairyherd.com

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Mamá sabe más: lecciones de cuidado de becerros aprendidas de las vacas lecheras.

Durante el periodo de gestación, una vaca hace todo lo posible para que un embrión se convierta en becerro. Las contribuciones de la madre para que su descendencia sea exitosa no cesan en el parto. En cambio, su glándula mamaria secreta una sustancia con factores de crecimiento necesarios para preparar al becerro para la vida.

“ella no solo produce IgGs, ella produce calostro” dice Mike Van Amburgh, profesor de la Universidad de Cornell, en el Seminario de lechería del Oeste de Canadá en 2018 en Red Deer, Alberta.

“Si te paras a ver lo que está pasando en las glándulas cuando la vaca se seca o las glándulas d un animal de primera lactancia, hay muchas cosas que suceden allí. Hay una tremenda cantidad de proliferación celular. La consecuencia de esa proliferación celular es que ella tiene muchos factores de crecimiento y hormonas que terminan en esa secreción. Durante años como industria, lo hemos ignorado”, dijo.

Un ejemplo es la hormona relaxina. Los fisiólogos reproductores que trabajan con cerdos descubrieron que la relaxina en la primer ingesta estimula el crecimiento y el desarrollo del útero. Un lechón hembra que recibe relaxina en su primer comida es probable que tenga un útero más grande y sea más reproductivamente eficiente que un lechón que no lo tiene.

Además de la proteína, grasa e inmunoglobulinas (Ig) que se observan en la primera leche, el calostro también contiene esteroides, lactoferrina, insulina, glucagón, prolactina, hormona del crecimiento, IFG-1, leptina, TGF-alfa, cortisol y estradiol. Todos estos son bioactivos e impulsan el metabolismo, dijo Van Amburgh.

Para mostrar que el calostro es importante más allá de las Ig, Van Amburgh y su equipo de investigación realizaron un estudio en el que se alimentó a los becerros con 2 litros o 4 litros de calostro al nacer. El calostro fue altamente monitoreado y vigilado para determinar la Ig y los niveles bacterianos. Los terneros dentro de cada grupo se subdividieron en una dieta ad libitum o dieta restringida.

La dieta restringida era demasiado restringida para obtener un resultado, dijo. Sin embargo, con las dietas de alto índice de alimentación, hubo una diferencia significativa en el peso al destete entre los becerros de alto calostro y los becerros de bajo calostro.

El peso al destete fue 6 kilos más en los becerros con alto calostro y su ganancia promedio diaria (ADG) fue de unos 120 gramos más. La altura de la cadera no era muy diferente.

“todos los becerros tenían la misma dieta, el mismo ambiente, el mismo todo. Alimentamos un sustituto de leche 28:20. Tenían mucha proteína y una cantidad decente de grasa, dijo Van Amburgh.

Al observar a las crías a los 80 días de edad, todavía había una diferencia de 120 gramos por día en el promedio de ganancia diaria y la altura de la cadera era un poco más alta. “eso implica que usan sus nutrientes de manera diferente”, dijo, y señaló que la ingesta de sustituto de leche también fue mayor en 3.5 kilogramos en el grupo de alto calostro.

“lo que hizo el calostro, aparentemente, fue hacerlos mejores animales”, dijo Van Amburgh.

La investigación existente ha demostrado que los diversos componentes del calostro provocan respuestas biológicas. La respuesta general a las hormonas y los factores de crecimiento es una mayor síntesis de proteínas, una mayor expresión de enzimas y un mayor desarrollo del tracto gastrointestinal.

Más síntesis de proteínas significa más tejido magro, ya sea en el intestino, el hígado o el músculo, dijo. Si bien el aumento de la expresión de la enzima da como resultado una mayor capacidad digestiva, un mayor desarrollo del tracto gastrointestinal significa más espacio para absorber los nutrientes, una mejor barrera para proteger al becerro de los organismos causantes de enfermedades y un mejor sistema inmunológico. “todo esto es un resultado de lo que está en el calostro”. Dijo Van Amburgh.

En un estudio alemán, los investigadores compararon la respuesta de las crías cuando se alimentaban con calostro o un producto de fórmula con nutrientes comparables. Había siete becerros en cada grupo.

Se encontró que todos los becerros alimentados con calostro tenían mayor glucosa circulante, lo que significa que tenían más energía para ser metabólicos. Cuatro días después, esos becerros todavía mostraban mayor glucosa en plasma en respuesta a algo en el calostro.

Van Amburgh dijo que sospecha que la respuesta es a la insulina en el calostro. Su equipo realizó otro estudio donde alimentaron con un sustituto de calostro a dos grupos de becerros. Para un grupo, agregaron insulina humana al producto preparado antes de la alimentación.

Los niveles de insulina de los becerros que la recibieron aumentaron, lo que indica que pasó del sistema digestivo a la circulación. La glucosa también fue más alta en los becerros alimentados con insulina en comparación con aquellos que no la recibieron.

“El papel de la insulina en el calostro es ayudar a facilitar el transporte de glucosa al sistema”, dijo Van Amburgh.

“puedo decirle a partir de otros datos empíricos que si observa el transporte de Ig, verá una falla menor en la transferencia pasiva cuando tiene una gran cantidad de insulina allí”, agregó. “No es solo la glucosa la que está siendo afectada; también son las Igs”.

La industria tiende a culpar a las Ig por el fracaso de la transferencia pasiva, pero este investigador dijo que puede ser el resultado de no tener suficiente de “otras cosas” para decirle a dónde debe ir.

La investigación muestra que los becerros que recibieron bastante buen calostro todavía se están desempeñando bien después del destete, también muestra que las vacas están produciendo calostro durante más del primer dia de su lactancia. La leche fresca de vaca tiene un alto contenido de IGF-1 e insulina tres o cuatro días después del parto.

“¿Qué quiere esa mamá de verdad dar a ese becerro durante los primeros tres o cuatro días?” Preguntó. “Lo que ella llama calostro. Cuando haces eso, encuentras respuestas a largo plazo. Encuentras mejor crecimiento y mejor glucosa”.

Van Amburgh sugirió alimentar con calostro durante cuatro días. Para algunos productores, la recolección de calostro durante cuatro días parece una tarea ardua. Es por eso que ofreció un proceso menos exigente que puede lograr un resultado similar.

Recoger el primer calostro de ordeño. Alimentar 4 litros después del nacimiento; guárdelo y úselo nuevamente para la siguiente alimentación 12 horas después. Recolecte el calostro de segundo, tercer y cuarto ordeño y descubra cómo almacenarlo y alimentar a los becerros de menos de 4 días.

“No estoy hablando de mantener cuatro días de calostro. Estoy hablando de los dos primeros días. La mayoría de los lecheros que conozco que están tratando en seco a esas vacas no están enviando esa leche de todos modos. “solo tienes que descubrir cómo secuestrarlo para los primeros becerros”, dijo.

Requerimiento de nutrientes

Ya que los becerros han tenido un buen comienzo al recibir mucho calostro, es importante seguir adelante con el cumplimiento de sus requerimientos de nutrientes.

Van Amburgh dijo que la industria necesita pasar de cuantificar la dieta de un ternero por el número de mamilas o cubetas.

“¿Qué nutrientes hay en la cubeta o en la mamila?”, preguntó. “No podemos resolver nuestros problemas a menos que aprendamos cómo ser nutricionistas”.

Hay información disponible para ayudar a los nutricionistas a calcular el suministro de nutrientes necesarios para cumplir con los requisitos de mantenimiento de un becerro. Por ejemplo, una becerra de 40kg necesita 1.61 Mcals de energía metabolizable (ME) cuando hace calor afuera. Cuando la temperatura desciende por debajo del punto de congelación, el requisito de mantenimiento de la misma becerra aumenta a 3.3 Mcals de ME por día. “Es una gran diferencia”, dijo Van Amburgh.

“¿Cuántos de nosotros cambiamos nuestra ingesta entre junio y enero? Cambiamos nuestra ingesta; las vacas cambian su ingesta; pero lo que no dejamos que haga el becerro es cambiar su consumo”, continuó.

Algunos dirán que los terneros pueden comer comida seca si todavía tienen hambre, pero Van Amburgh dijo que esa es una expectativa poco realista para los becerros que tienen menos de 4 semanas.

Al calcular los requerimientos de nutrientes de un becerro, un nutricionista o productor de productos lácteos debe tener en cuenta la relación entre el peso corporal y el área de la superficie. Cuanto más pequeña es la cría, mayor es el área de superficie en comparación con el peso corporal, lo que significa que pierden calor más rápido. Un estudio reveló que el requisito de mantenimiento actualizado de una cría de Jersey es un 20 por ciento mayor que el de Holstein porque tiene más superficie que el peso corporal. La madre Jersey lo sabe porque ella produce una leche con mayor contenido de grasa para sus crías.

“Eso es realmente muy intuitivo”, dijo. “la mamá hizo eso por una razón, pero nos preguntamos por qué cuando lo alimentamos con un sustituto de leche 20:20, no funciona tan bien”.

Impacto en la producción

Un meta análisis formal realizado por Van Amburgh y sus colegas muestra que una mayor ingesta de nutrientes que resulta en una mayor tasa de crecimiento tiene un impacto positivo en el rendimiento de la leche de primera lactancia.

“si alimenta más leche, tiene dos veces más probabilidades de obtener un resultado positivo”, dijo. “Esa es una proporción bastante buena para la ciencia animal”:

Los resultados mostraron 1,540 kg adicionales de leche producida en la primera lactancia por cada gramo adicional de ganancia diaria promedio lograda antes del destete.

Un genetista con quien Van Amburgh trabajó dijo que estos datos explican el 22 por ciento de la variación del rendimiento de la leche de primera lactancia, mientras que la selección genética para la leche solo representa el 7 por ciento de la variación.

Van Amburgh agregó que no hay una correlación genética con esto. “Eso significa que si tomas un animal de bajo mérito genético, subes, y si tomas un animal de alto mérito genético, subes (en producción)”, dijo.

A través del diseño biológico, la madre está tratando de enviar información a su becerro a través de la secreción para configurarlo para el éxito en la vida. Sin embargo, la intervención humana a veces puede cortocircuitar esta entrega.

Al criar animales para que se desempeñen de la mejor manera posible, es bueno saber que hay más en el calostro que las Ig, los becerros tienen requerimientos de nutrientes más allá del volumen  y cuando el crecimiento se ve obstaculizado, también lo es la producción futura de leche.

 

Artículo escrito por: Karen Lee, Editora de Progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →
x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway