Skip to Content

Category Archives: Alimentación & Nutrición

5 claves para vacas frescas saludables y productivas

Actualmente, una de las mayores oportunidades para aumentar el rendimiento en nuestros centros de granjas lecheras se enfoca en nuestros programas de vacas frescas. Las vacas frescas tienen una gran oportunidad para el potencial de producción, pero si no las preparamos para el éxito adecuadamente, no podrán lograr un nivel óptimo de producción.

La vaca fresca experimentará varios cambios que pueden estresar su sistema inmunológico, lo que a su vez la pone en riesgo de varios trastornos metabólicos. Los problemas que surgen durante el período fresco pueden afectar la producción de leche durante la lactancia actual y también en las futuras. Las estrategias de manejo que incluyen atención cuidadosa a los detalles, junto con una nutrición adecuada, pueden ayudar a que la vaca fresca comience a funcionar. A continuación se detallan cinco estrategias que ayudarán a garantizar tanto una transición exitosa de la vaca fresca como un aumento del nivel de rendimiento general de su rebaño.

  1. Desarrolle estrategias de alimentación de vacas secas, en primer plano y frescas, y monitoree el consumo de materia seca.

    Las raciones secas y de primer plano que incluyen niveles óptimos de vitaminas y minerales traza, y están equilibradas para DCAD, la energía y la proteína metabolizable (MP) darán a las vacas frescas el comienzo que necesitan. Asegúrese de que su dieta de vacas frescas contenga forrajes de alta calidad y permita que las vacas realicen lentamente el ajuste de la ración de primer plano a la ración de grupo alto. En cuestión de semanas, la ración cambia significativamente y los microbios del rumen tardan en adaptarse a estos cambios. Como regla general, mantenga los cambios en la ración de nutrientes como el almidón, el NDF y el ADF entre el primer plano y la ración de vaca fresca en un 10% o menos.

    Monitoree el consumo de materia seca de las vacas frescas. Para promover el consumo de materia seca, las vacas frescas siempre deben tener alimento fácilmente accesible. Es importante tener en cuenta que la ingesta de materia seca de las vacas maduras generalmente aumenta más rápidamente que la ingesta de materia seca de las vacas de primera lactancia. Si la ingesta de materia seca es lenta, se debe investigar la relación de primeros planos, el programa de vaquillas y el estado de salud de esas vacas individuales. La calidad del forraje también debe revisarse, ya que los forrajes de baja calidad pueden dar lugar a altos niveles de NDF no digerible, lo que limita la cantidad que puede comer la vaca, ralentizando la velocidad de paso y reduciendo la ingesta de materia seca durante este tiempo crítico.


2. Proporcione una vivienda limpia y cómoda y agua fresca.


Ingresar a un nuevo corral y ambiente después del parto puede elevar significativamente los niveles de estrés de las vacas frescas. Para promover la comodidad de la vaca, es imprescindible proporcionar a la vaca fresca un ambiente limpio y cómodo. Los puestos deben ser cómodos, limpiados regularmente y con camas profundas para promover el comportamiento de recostarse y rumiar. También es crucial implementar estrategias para controlar el estrés por calor. El manejo del estrés por calor debe comenzar en el período seco para mitigar los posibles efectos negativos, incluido el menor peso al nacer de los terneros, el estado inmunitario deficiente tanto para las vacas como para los terneros, y la disminución de la eficiencia alimenticia y el consumo de materia seca. Estas estrategias para mitigar el estrés por calor deben continuar en el corral fresco para mantener a las vacas cómodas y mantener la ingesta de materia seca.

No debe subestimarse la importancia de proporcionar agua limpia y fresca en todo momento durante este período. La fuente de agua debe verificarse regularmente para ver si hay camas y otros desechos, y debe limpiarse regularmente. El agua también debe analizarse regularmente para determinar su calidad. Se recomienda proporcionar un mínimo de 3.5 pulgadas lineales de espacio de acceso de agua accesible por vaca, al igual que proporcionar múltiples puntos de acceso al agua para minimizar la aparición de problemas de vacas jefe.


3. Gestionar la interacción social y la densidad de población.


Dado que las vacas frescas corren el riesgo de varios problemas metabólicos y su estado inmunológico puede verse fácilmente comprometido, es importante controlar la interacción social dentro del corral de las vacas frescas. Si es posible, mantenga un corral separado solo para vacas frescas y controle la densidad de población. Mantener la densidad de población al 90% de la capacidad o menos y proporcionar un espacio de comedero adecuado de 30 pulgadas por vaca (para Holsteins) brinda a las vacas frescas oportunidades para un tiempo de descanso adecuado y reduce la competencia en el comedero. Si las limitaciones de espacio lo permiten, las novillas frescas deben alojarse en un corral separado de las vacas frescas para permitir que las novillas se ajusten sin tener que lidiar con el estrés de enredarse con las vacas dominantes. Un corral separado también permite una supervisión más cercana, cuya importancia se explica en el siguiente consejo.


4. Implementar estrategias y protocolos de monitoreo a nivel de vacas y rebaños.

Una pregunta que se debate bastante es: “¿Cuándo deberían pasar las vacas del corral nuevo al siguiente grupo?” A menudo, las restricciones laborales y de las instalaciones influyen en el momento en que se realizarán los movimientos del corral. Trabaje con el equipo de profesionales de confianza de su granja para desarrollar un nuevo protocolo de monitoreo de vacas que esté específicamente dirigido a las necesidades de su granja. Esta evaluación debe basarse en el progreso de las vacas individuales. Asegúrese de que todos los empleados que trabajan con vacas frescas estén debidamente capacitados y comprendan la importancia de la salud de las vacas frescas. Como mínimo, las vacas frescas deben revisarse al menos dos veces al día durante no menos de 10 días. Observe siempre la parte delantera y trasera de la vaca durante una evaluación. Una lista de cosas a considerar al revisar vacas frescas debe incluir:

  • Temperatura corporal: una temperatura corporal elevada puede ser uno de los primeros signos de una infección subyacente. Es importante tener en cuenta las condiciones ambientales al tomar temperaturas, ya que el estrés por calor puede hacer que las lecturas de temperatura corporal sean uno o más grados superiores a lo que normalmente se considera normal.
  • Secreción uterina: es normal que las vacas tengan secreción hasta dos semanas después del parto. Sin embargo, la secreción con mal olor o color anormal es sintomática de una infección o retención de placenta. Cualquier placenta visible retenida después de 12 horas se considera “placenta retenida” y debe abordarse de inmediato.
  • Consistencia del estiércol: Verifique la consistencia, apariencia y olor del estiércol. El estiércol con una consistencia fluida que muestra evidencia de sangre o mal olor puede indicar la presencia de una enfermedad o un rumen que no funciona bien.
  • Apetito: Dependiendo de cómo esté configurada la instalación, el apetito de la vaca a veces puede ser más difícil de evaluar. Las vacas que no se ven comiendo y no muestran un llenado adecuado del rumen deben ser examinadas físicamente, ya que podrían estar experimentando una enfermedad.
  • Apariencia física: el personal capacitado debe evaluar si la vaca se ve saludable o anormal. Se deben revisar los ojos y las orejas de la vaca. Los ojos hundidos pueden ser el resultado de la deshidratación, un desplazamiento del abomaso (DA) o una infección subyacente. Las orejas no deben estar caídas o frías, ya que eso podría ser un signo de enfermedad o hipocalcemia, respectivamente. Además, observe la frecuencia respiratoria y registre si la vaca está tosiendo, ya que esto podría ser un indicio de neumonía.
  • Rendimiento de la leche / llenado de la ubre: el llenado de la ubre y el rendimiento de la leche son una indicación de qué tan bien ha estado comiendo la vaca. Una ubre que no está llena suele ser un signo de un problema metabólico o una enfermedad, como metritis, cetosis, fiebre de la leche, DA o neumonía. Estos problemas pueden deprimir la ingesta de materia seca y deben tratarse con prontitud. El edema excesivo o persistente también debe registrarse.
  • Llenado de rumen / rumia: las granjas con collares de rumia deben monitorear los minutos de rumia. Las vacas frescas deben tener un mínimo de 450 minutos de rumia por día a los cinco o siete días después del parto. Para granjas sin collares de rumia, verifique el llenado del rumen y observe si las vacas pasan o no tiempo rumiando.

    Desarrolle una hoja de registro para registrar las observaciones de cada vaca en el corral fresco. También se pueden realizar varias otras pruebas a lado de la vaca para determinar la presencia de mastitis, cetosis o fiebre subclínica de la leche. Estas pruebas se pueden implementar en función de los objetivos y necesidades específicos de la granja. Los cambios de corral pueden ser estresantes y deben minimizarse. Mueva la vaca fresca al siguiente grupo cuando las pruebas de cada uno de estos criterios muestren resultados normales.


5. Use aditivos estratégicamente.


Trabaje con su nutricionista para agregar ingredientes de raciones y aditivos donde encajen en la ración. Algunos aditivos que pueden ser beneficiosos para las vacas frescas incluyen:

  • Monensina: puede mejorar el metabolismo energético.
  • Colina protegida contra el rumen: ayuda al hígado a exportar grasa y, posteriormente, ayuda a prevenir el hígado graso y la cetosis.
  • Cromo: puede mejorar la ingesta de materia seca y la función inmune y apoya el metabolismo energético.
  • Vitaminas B: participan en el equilibrio energético y pueden mejorar la salud y la producción.
  • Aglutinante de micotoxinas: las micotoxinas son siempre una preocupación debido a sus efectos negativos sobre el rumen y la función inmune. Podría decirse que los aglutinantes de micotoxinas deben incluirse en todas las raciones de vacas frescas y de primer plano.
  • Aminoácidos: la metionina, especialmente, puede mejorar la producción de leche y la ingesta de materia seca y aumentar la inmunidad al disminuir la inflamación y el estrés oxidativo.
  • Levadura: puede mejorar la ingesta de materia seca y la función del rumen.

    Las vacas frescas corren el riesgo de varios problemas metabólicos, pero a través de un manejo cuidadoso y al proporcionar una nutrición óptima, pueden comenzar bien su lactancia.

Artículo hecho por: Angie Manthey, Nutricionista lechero de Hubbard Feeds

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Cinco desafíos para el éxito del DCAD

Prestar especial atención a las vacas en transición del tambo de primer plano o de maternidad al corral de frescas generalmente paga grandes dividendos para el productor lechero. En ningún otro momento del ciclo de lactancia de una vaca, ella será más propensa a enfermedades y contratiempos que esta breve ventana. Los grandes dividendos pagados al productor lechero incluyen una mayor producción de leche, mantener / minimizar la pérdida de puntaje de condición corporal, baja incidencia de trastornos metabólicos, minimizar la pérdida de inmunocompetencia, controlar / disminuir los días hasta la primera ovulación y mantener / mejorar la fertilidad después del nacimiento de un ternero sano.

La ciencia y las prácticas de cría de animales se unen en este momento para producir resultados que hacen que llos tambos lecheros sean sostenibles y rentables en los peores tiempos económicos. Es una práctica común en la mayoría de las granjas lecheras alimentar con una dieta negativa de diferencia catiónica aniónica (DCAD) para ayudar a la vaca a mantener la homeostasis del calcio mediante la utilización de las reservas de calcio disponibles en su cuerpo cuando las necesita. Si bien cada vaca de alta producción se convertirá en hipocalcémica o baja en calcio sérico durante al menos unas pocas horas después del parto, la utilización de una dieta DCAD negativa acortará la duración y evitará que se convierta en un problema

Las vacas hipocalcémicas afectadas subclínicamente, que no pueden competir en el tanque, han reducido la motilidad intestinal y la coordinación muscular está reducida, y pueden ser más propensas a enfermedades de transición relacionadas con esta afección, como fiebre clínica de la leche, mastitis, metritis, placentas retenidas, cetosis, etc.

Los productores que evitan estas dificultades prestan especial atención a las siguientes áreas comunes que desafían el éxito negativo de la dieta DCAD en el corral de pre-frescas:

    * Aniones adecuados en la dieta.
    * Apunte al menos 21 días en corral de pre-frescas
    * Mantener altas ingestas de materia seca (DMI)
    * Mezcla física adecuada de dietas DCAD
    * Evitar fuentes inesperadas de cationes

Alimentar la cantidad adecuada de aniones es fundamental. DCAD es un número en la formulación de raciones que debería ser negativo, pero un número DCAD no se ajusta a todas las granjas. El nivel de DCAD que hace que las vacas se acidifiquen adecuadamente en una granja será completamente diferente de otra granja. La única forma de determinar el éxito es obtener valores de pH de orina que sean consistentemente uniformes y estén en el objetivo (entre 5.5 y 6.0, como ejemplo). Una dieta DCAD negativa debe producir rangos objetivo de pH de la orina dentro de tres a cuatro días después de que las vacas estén expuestas a la dieta, y las vacas deben mantenerse en el rango objetivo durante el período pre-fresco. Yoyo dentro y fuera del rango objetivo puede causar una falla en la dieta de transición. Apunte el pH de la orina, no un número DCAD.

La exposición a la dieta DCAD negativa debe ser de al menos 21 días de duración. Si bien solo lleva unos días hacer que una vaca responda a una dieta DCAD negativa, la investigación ha demostrado que si la vaca toma esta dieta menos de 21 días, es más propensa a las enfermedades de transición y disminuye la producción de leche en la lactancia temprana. Muchos gerentes optan por acortar este tiempo en el corral pre-fresco para evitar el hacinamiento, pero si las vacas paren demasiado pronto, no se beneficiarán completamente de la dieta negativa DCAD. En muchas granjas, esto se convierte en una situación de no ganar, ya que eligen evitar el mayor desafío de hacinamiento.

El mantenimiento de DMI en el corral de pre-frescas a menudo no se realiza debido a varios factores. Si el DMI de su corral de pre-frescas no es de 30 libras o más, varios factores pueden estar contribuyendo. La dureza del producto aniónico suele ser el mayor desafío. Muchas sales o ácidos utilizados para lograr una formulación de dieta DCAD negativa no permiten tales ingestas. Encuentre los que sí. Además, este no es un momento para alimentar alimentos de baja calidad que pueden no ser palatables. La frescura de la alimentación, la cantidad de alimentos ofrecidos, el momento de la alimentación y el espacio para alimentarse pueden limitar la DMI.

Mantener la DMI es importante, pero la mezcla física de la dieta DCAD también es muy importante. Una ración mixta total (TMR) adecuadamente mezclada proporciona una alimentación uniforme a través de la litera, no un buffet de los diferentes ingredientes. De suma importancia es la longitud de corte de los forrajes. Estos deben cortarse a una longitud máxima de 2 pulgadas. Si el TMR tiene una apariencia peluda, es demasiado largo y las vacas aprovecharán esa oportunidad para clasificar el TMR. Esto derrota el propósito de la TMR en primer lugar, y todas las vacas comerán una dieta diferente. El TMR debe mezclarse adecuadamente para que todos los ingredientes se dispersen por toda la ración. Los TMR deben tener aproximadamente un 50% de humedad, a menos que las condiciones climáticas indiquen lo contrario.

Es importante probar todas las fuentes potenciales de alimento, especialmente los forrajes, antes de incluirlo en la dieta pre-fresca. El antagonista de una dieta DCAD negativa es la adición de fuentes desconocidas de aniones fuertes (potasio y sodio) a la dieta, lo que hace que la dieta sea más positiva en DCAD. Esto podría deberse a la alimentación del montón de heno incorrecto, una fuente de forraje no probada o la formulación mineral incorrecta. Una dieta DCAD exitosa puede convertirse inmediatamente en fracasada si no se detecta rápidamente. El muestreo semanal del pH de la orina puede ayudar a detectar la adición de fuentes no planificadas de cationes en la ración en caso de que ocurra. La capacitación de los empleados que se alimentan también les permitirá comprender que es de suma importancia prestar mucha atención a la alimentación de este grupo de vacas.

Cuando una granja está fallando con la transición de las vacas, y los gerentes afirman que están siguiendo los requisitos de una dieta DCAD exitosa, el exceso excesivo de corrales puede desentrañar todo lo que están haciendo bien. Las vacas no deberían tener que competir por el espacio de literas, sombra, espacio de descanso, agua y otras comodidades en el momento en que más lo necesitan. Dos de los factores más críticos en la densidad de población de corrales pre-frescos son permitir a las vacas al menos 30 pulgadas de espacio en literas (limitar la densidad de población al 80% de las cerraduras) y la disponibilidad de agua en varios lugares. Muchos corrales de pre-frescas no cumplen estos dos requisitos.

Hay mucho para monitorear en el corral de vaca pre-fresco. Como mínimo, los valores semanales de pH de orina y DMI deben registrarse junto con el registro de rutina de eventos de salud de vacas frescas y producción temprana de leche. Todos indicarán el nivel de desafíos de la dieta DCAD y las vacas en transición en la granja. Puede tomar un poco más de tiempo o atención a los detalles, pero este es el momento en que la vaca puede volverse saludable.

Artículo escrito por: Glenn Holub, Senior Dairy Technology Manager de PHIBRO para progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Silaje de maíz. Claves para maximizar rendimientos y calidad.

En épocas de donde los márgenes de las actividades ganaderas (leche y carne) son muy acotados, lograr la mayor expresión de producción se vuelve fundamental.

Considerando que en pocos días se iniciará  la cosecha del silo de maíz, y que en muy poco tiempo definimos, en algunos casos, hasta el 40% de la dieta anual, es importante recordar ciertos aspectos para ser eficientes y efectivos.

CONTROL PRE COSECHA

Presupuestar → materia seca requerida para alimentar el rodeo un año + margen de seguridad (2-3 meses) + kg de pérdidas de almacenamiento y suministro estimado.

Elección de los lotes e híbridos a sembrar → priorizando:

  • Alto rendimiento en MS/ha (respetando los ciclos de los híbridos)
  • Calidad (almidón ~30% o más; FDN < 40%, FDND > 42%  )     
  • Distancia a lote más próximos, siempre que logren la condiciones objetivo, caso contrario se debe analizar la conveniencia de traer más calidad y cantidad de mayor distancia, ya que no siempre el acarreo representa un incremento de costo cuando se considera las calidad de lo que se cosecha.

MONITOREO: SEGUIMIENTO DE EVOLUCIÓN DE %MS  Y RENDIMIENTO:

Monitorear lotes testigo (que representen varios híbridos y fechas de siembra), contabilizar plantas por hectáreas, tomar 3 a 5 plantas por lote, moler completamente las mismas y hacer MS en un microondas a partir de los 95-105 días (dependiendo los ciclos) y repetir cada 7-10 días, esto permite seguir fehacientemente la evolución del cultivo y estimar la ventana de cosecha.

Además, con esta información se puede dar certezas a quien preste el servicio, de fecha o ventana de cosecha, superficie a cosechar y en base a la capacidad operativa del mismo, estipular los recursos necesarios (logística, personal, locación, insumos, entre otros) para afrontar el periodo que dure la cosecha, sin pormenores que pueden retrasarla.

PREPARAR TERRENOS y DIMENSIONAMIENTO DE ESTRUCTURAS

Acondicionar el terreno: compactar, nivelar y dar pendientes para evitar la acumulación de agua, además que se encuentre libre de malezas, pozos, charcos y cualquier obstáculo que pueda afectar el trabajo de la embolsadora o de lo tractores compactando.

Dimensionamiento:

  • BOLSAS:
    • Contar con la cantidad de unidades necesarias.
    • Compatibles con el equipamiento del servicio de cosecha (diámetro y largo compatibles con la embolsadora).
  • PUENTES O BUNKERS
    • El alto y ancho deberán responder al objetivo que todos los días se puedan remover no menos de 40 cm de todo el frente, lo que estará directamente relacionado con la cantidad de kg que se reparten por dia a todo el rodeo. De ser menor, se correrá el riesgo de que el oxígeno entre más rápido de lo que se extrae y el silo se caliente (lo que estará indicando pérdida de calidad).
    • El largo se definirá por el volumen total a almacenar producto del presupuesto.
    • Diagramar la logística de TAPADO: es fundamental haber presupuestado cuánto plástico se va a usar (cantidad, dimensiones y disposición de las mantas), contar con las cubiertas neumáticas suficientes para cubrir la manta y que no flamee, si fuera factible usar doble tapado lo cual puede reducir el riesgo de ingreso de oxígeno por roturas de la primer manta u otra opción es cubrir la manta con material de protección adicional y  contar con el personal o contratado el servicio para la inmediata colación.

EN COSECHA

Es importante que el encargado de los forrajes conservados trabaje en conjunto con el nutricionista, para establecer las condiciones para lograr la calidad química y física objetivos.

Durante la cosecha es importante definir la altura de corte (en base a la altura de monitoreo pre cosecha) y regularla si existen cambios en el %MS ( + altura → + MS), controlar y regular permanentemente el tamaño, uniformidad de picado, partido de grano. Monitorear el %MS al menos 3 o más veces por bolsa  o cada 10-15 carros, y siempre que se produzca un cambio de lote o de híbrido.

En bolsas es necesario controlar el estiramiento, maximizandolo sin sobrepasarse del 10%, esto permitirá almacenar la mayor cantidad de materia seca por metro de bolsa, y no perder las  propiedades físico – mecánicas del plástico que pueden poner en riesgo la integridad de la bolsa.

En aéreos, contar con buen peso efectivo de pisado, desparramar capas no mayores a 15 cm de espesor, ordenar de mayor a menor el contenido de materia seca, y hasta medir la densidad durante la confección son acciones que permiten controlar el proceso para lograr densidades superiores a los 750 KgMV/m3 (>250kgMS/m3) que hacen más eficiente la fermentación y la conservación en su conjunto.

Quienes tengan la posibilidad de controlar los kilogramos cosechados (pensando los carros) antes de ingresarlas a las estructuras deben hacer uso de la misma, ya que esta información permite cuantificar con exactitud el stock que se está generado y cotejarlo con el presupuestado en tiempo real, controlar la eficiencia del uso de las estructuras, compactación, determinar rendimientos por lotes y por híbridos, a la vez que genera información de análisis y mejora el proceso de toma de decisiones para futuras campañas.

Uso de aditivos, el uso de aditivos que mejores la fermentación y/o reduzcan las el deterioro aeróbico puede ser considerado como una herramienta más de apoyo para conservar la calidad en el producto final. Cuando las variables ideales de confección no estén en los rangos adecuados (por ejemplo MS muy bajo o muy elevada), será indispensable su uso. Para lograr la efectividad del aditivo es fundamental seguir las instrucciones del proveedor y controlar que cumpla con todas las exigencias correspondientes.

A medida que se van terminando de llenar las estructuras, tanto para bolsa o puentes, se debe priorizar  la inmediatez del sellado para dar hermeticidad y reducir la oxigenación al mínimo posible. Luego es necesario su correcta identificación (fecha, cultivo, lote , alguna observación, metros totales, graduar cada “x” metros para control de stock, etc.); luego resta esperar la estabilización del proceso fermentativo  (mínimo 45 días) y de aquí en adelante, con una frecuencia de entre 15 a 30 días, controlar la hermeticidad y la limpieza del entorno.

El resultado de un análisis de laboratorio no representa la calidad del proceso; el resultado del proceso es la suma de las decisiones que se tomaron en base a protocolos,  desde la elección del híbrido y su siembra hasta que logramos que sea comido por el animal. La calidad de las decisiones estará fuertemente relacionada a la calidad de información que analicemos.

Artículo escrito por: Ing. Agr. Juan L. Monge, Mgter. Ing. Agr. Fernando Clemente para Engormix

0 Continue Reading →

¿Por qué nos debe interesar la rumia?

Recientemente, completamos dos ensayos de investigación en dos granjas lecheras (cada granja tiene más de 1,500 vacas) en Michigan. Las vacas fueron suplementadas con un suplemento líquido a base de melaza desde 21 días antes del parto hasta 40 días después del parto. Los ensayos duraron tres meses, y los datos de rumia se recopilaron en vacas individuales utilizando collares de rumia.

Después de tres meses de ensayos, las vacas que recibieron un suplemento líquido a base de melaza aumentaron el tiempo de rumia en 25 minutos por día en la granja A (397 versus 422 minutos por día) en comparación con las vacas que no recibieron suplementos. En la granja B, las vacas que recibieron suplementos líquidos aumentaron el tiempo de rumia en 20 minutos por día (466 en comparación con 486 minutos por día) en comparación con las vacas que no recibieron suplementos durante los primeros 40 días de lactancia.


Entonces, ¿por qué es importante la rumia? ¿Cuáles son las implicaciones del aumento de la rumia?

Lo que sabemos sobre la importancia del tiempo de rumia se resume a continuación.

    Las vacas pasan un tercio del día rumiando. La rumia facilita la digestión, la reducción del tamaño de las partículas y el posterior paso del rumen. La rumia también estimula la secreción de saliva, lo que puede mejorar el pH y la función del rumen.

    El tiempo que las vacas pasan rumiando está controlado por factores dietéticos y de manejo, como la cantidad de fibra, el tamaño de las partículas, el grado de hacinamiento, las estrategias de agrupación y otros factores estresantes potenciales en el ambiente de manejo.

    El tiempo de rumia puede reducirse por factores ambientales y de manejo “no ideales”.

    La rumia refleja la salud de la vaca y es muy sensible al estado de bienestar de la vaca. Las vacas han reducido el tiempo de rumia cuando están bajo estrés agudo o crónico.

    El tiempo de rumia responde a los factores estresantes 12 a 48 horas antes que las medidas tradicionales, como la temperatura corporal elevada, la ingesta de alimento deprimida y la producción de leche disminuida.

    Las vacas prefieren rumiar cuando están acostadas: más del 90 por ciento de la rumia se produce en los puestos o echaderos. Un estudio reciente informó que un aumento del 2 por ciento en el descanso se asoció con un aumento del 7 por ciento en la rumia. Por otro lado, el manejo que afecta el tiempo de descanso también reduce la rumia.

    La jerarquía de dominancia también afecta la actividad de la rumia. Las vacas de menor rango rumiaron un 35 por ciento menos que las vacas de mayor rango, posiblemente debido a episodios de rumia más cortos, menor consumo de alimento y bienestar comprometido.

    Las investigaciones muestran que las vacas con mayores tiempos de acostado y rumia una semana antes del parto tienen una mayor ingesta de materia seca y producción de leche durante las dos primeras semanas después del parto. Las vacas con menos rumia antes del parto tienden a tener menos rumia después del parto. Un tiempo de rumia más corto se asocia con un mayor riesgo de trastornos metabólicos.

    El tiempo de rumia (minutos por día) cambia en respuesta a diferentes eventos. La rumia promedio es de 450 a 550 minutos por día. El parto reduce el tiempo de rumia de 170 a 255 minutos por día; el estro reduce la rumia en 75 minutos por día; y la mastitis reduce la rumia de 40 a 120 minutos por día.

El uso en la granja del monitoreo de rumia puede ser beneficioso para:

    Identificar problemas nutricionales
    Mejorar el rendimiento reproductivo.
    Detectar problemas de salud antes, como trastornos metabólicos, mastitis y cojera.
    Medir la eficacia del manejo en la densidad de agrupamiento y almacenamiento
    Cambio de tratamiento o decisiones de selección. Las vacas pueden ser monitoreadas después del tratamiento para decidir si está funcionando o no.

En general, dado que la rumia es altamente sensible a los cambios en la salud y la comodidad de las vacas, el aumento en el tiempo de rumia de las vacas que reciben suplementos líquidos a base de melaza indica que las vacas tenían mejor comodidad y estado de salud. Esto es consistente con los resultados de la investigación de las dos granjas donde las vacas que recibieron suplementos líquidos durante el período de transición tuvieron una disminución dramática en la incidencia de enfermedades metabólicas de las vacas frescas y un aumento en el rendimiento de la leche.

En resumen, el monitoreo de la rumia permite una identificación temprana de problemas e intervención. Alimentación de un suplemento líquido a base de melaza.

Artículo escrito por: Kai Yuan, Asesor Técnico e Investigador de Quality Liquid Feed

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

El Conacaste, un árbol de usos múltiples en regiones tropicales de Guatemala

El Conacaste (Enterolobium Cyclocarpum) es un árbol grande de hasta 40 metros de alto y 3 metros de diámetro, que cuando crece en condiciones abiertas tiene un tronco corto y grueso, pero con numerosas ramificaciones que son necesarias para soportar la copa ancha y voluminosa. Tiene corteza de color marrón grisáceo pálido; las hojas son opuestas, bipinnadas y miden entre 15 y 40 centímetros, con 5 a 15 pares de pinnas y 20-30 pares de foliolos por pinna.

Es un árbol muy típico del paisaje que crece entre pasturas de las zonas estacionalmente secas de la vertiente del Pacífico de América Central; aunque realmente son remanentes del bosque seco original, la regeneración se ve favorecida por el ganado, ya que al consumir el fruto, las semillas pasan por el tracto digestivo del animal y los jugos enzimáticos que se vierten al abomaso, realizan un proceso de escarificación natural, para posteriormente ser expulsados con las excretas, condición ideal para germinar al principio de las lluvias; sin embargo, si la carga animal es muy alta en la estación seca, los arbolitos producto de la regeneración son destruidos por el ramoneo.

 

Las flores son pequeñas, blancas y están dispuestas en inflorescencias de 1.0 a 1.5 centímetros de diámetro cuando están completamente abiertas. Las vainas tienen forma de oreja como un rasgo distintivo de esta especie; miden entre 8 y 14 centímetros de diámetro, curvadas y de color marrón oscuro lustroso. Las semillas se disponen en dos hileras, con un total de 10 a 20 semillas por vaina, las cuales no se abren por sí solas cuando están maduras.

 

VALOR NUTRICIONAL.

Las semillas de Conacaste representan una alternativa alimenticia importante, tomando en cuenta sus características químicas y nutricionales en cuanto al contenido porcentual de proteína y grasa. En lo que se refiere a factores antinutricionales, contienen mínimas cantidades de inhibidores de tripsina, glucósidos cianogénicos y saponinas, los que pueden ser eliminados sometiendo las semillas a procesos de cocción o tostado, evitándose así posibles daños a la salud de los animales. También es posible aprovechar las vainas completas con las semillas o solamente las semillas procesadas con un tratamiento térmico artesanal o industrial.

Debido a que las vainas son consumidas lentamente, pueden constituir un suplemento importante de energía y proteína durante los dos últimos meses de la estación seca, cuando solo se dispone de otros alimentos de peor calidad. Las hojas no se usan como forraje, ya que a pesar de ser altamente nutritivas y digestibles no son muy aceptadas por el ganado porque contienen cierta concentración de sustancias fenólicas; por otro lado, algunos productores sospechan que los frutos pueden ser abortivos en yeguas, por lo que tratan de evitar que próximas al parto consuman los frutos, o controlan la época de cubrimiento para que el momento del parto no coincida con el periodo de fructificación de la especie.

Los árboles maduros de Conacaste también constituyen una fuente valiosa de madera para ser utilizada en construcción; las ramas se destinan para producir leña que se usa en el proceso de combustión en los hogares rurales. En algunos lugares del país, la pulpa gelatinosa de las vainas maduras también se destina para producir jabón, mientras que las flores se valoran en el trópico como un recurso melífero.

Análisis de laboratorio reportan valores de 59.63 por ciento de digestibilidad in vitro de los frutos maduros, 26.3 y 34.5 por ciento de proteína para la vaina y la almendra, respectivamente, mientras que la concentración de carbohidratos solubles es superior en la vaina (63.1%) con respecto a la almendra (49.6%). La almendra contiene una adecuada cantidad de aminoácidos esenciales, sobresaliendo treonina y lisina, cuya concentración es superior a la que poseen la leche, el huevo y la soya.

RECOLECCIÓN Y UTILIZACIÓN DE LOS FRUTOS.

Cuando los frutos están maduros son de color café, los cuales con facilidad se desprenden del árbol y caen al suelo. Normalmente se recolectan 3 o 4 veces a la semana durante el periodo de fructificación, los cuales después de ser sometidas a un proceso de secado al sol por 3 horas durante dos días, son guardarlos bajo sombra en un lugar seco, sobre plástico para evitar que se pudran antes de comenzar a suministrarlos, aunque pueden almacenarse excedentes hasta 6 meses, si se protegen de la humedad y las altas temperaturas, para evitar que pierdan parte de su valor nutricional.

La especie es un árbol de crecimiento rápido, con incrementos anuales de diámetro iguales o superiores a los 10 centímetros. Anualmente se estima que un árbol adulto puede producir entre 225 y 725 kilogramos de vainas, que equivalen aproximadamente a 2000 vainas cada una con 10 a 16 semillas, haciendo un peso total entre 900 y 1200 kilogramos. La reproducción del Conacaste es por semilla botánica, con porcentajes de viabilidad superiores a 80; la producción de frutos en Guatemala ocurre en los meses de febrero a abril.

 

Como la semilla es de consistencia dura se recomienda moler o triturar los frutos con un mazo en un lugar donde exista garantía que no se van a mezclar con tierra o sustancias extrañas; complementariamente se recomienda pasar el material triturado por un molino de martillos para fraccionar la semilla y reducir el tamaño de las partículas, máxime si se va a utilizar en terneros. En vacas mayores de 1 año se recomienda usar hasta un máximo de 2.5 kg/animal/día, posterior a un periodo de adaptación de los animales, comenzando con 1.5 kilos; si se trata de terneros mayores de 3 meses, la ración máxima debe ser de 1.5 kilos, iniciando con 0.2 kilos.

En vacas lactantes se recomienda suministrarlo una vez al día y después del ordeño, habiendo observado un incremento significativo en la producción diaria de leche, confirmando además que durante la época seca se mejora la condición física, el desarrollo y reproducción de los animales, al aumentar la frecuencia del celo y el porcentaje de preñez en las vacas, así como el incremento de peso en los animales en etapa de crecimiento.

Investigaciones realizadas con consumo de frutos de Conacaste a libre voluntad, se han encontrado ganancias de peso de los animales hasta de 1.10 kilogramos/día. Utilizando toretes de finalización, alimentados con fruto maduro en niveles del 10, 20 y 30 por ciento de la dieta, se observaron ganancias diarias de peso de 1.30, 1.18 y 1.38 kilos, respectivamente, así como Índices de Conversión Alimenticia de 9.21, 9.10 y 7.88 kilos de alimento por kilo de ganancia de peso. En otro estudio realizado en la Escuela Zamorano de Honduras utilizaron el fruto de Conacaste (E. cyclocarpum) como sustituto parcial del concentrado, en dietas de vacas lecheras de producción media, se obtuvo resultados en la producción de leche de 17.80 kg y 17.35 kg para la dieta convencional y la dieta con Conacaste, respectivamente.

Artículo hecho por: Mag. Sc. Osmin Pineda Melgar para www.engormix.com

para consultar bibliografía del artículo, visite la Fuente: www.engormix.com

0 Continue Reading →
x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway