Skip to Content

Category Archives: Básicos Lecheros

La DCRC revela protocolos de sincronización actualizados


Durante 2018, los miembros del Consejo de Reproducción de Ganado Lechero (DCRC), que también son investigadores, revisaron y actualizaron la lista recomendada por DCRC de protocolos de sincronización de estro.

Los protocolos actualizados se basan en la última investigación revisada por pares publicada en revistas científicas. Las estrategias de Presynch que combinan la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) y la prostaglandina (PG) F2α aumentan las preñeces por I.A. iniciando la ovulación en vacas anovulares y aumentando la proporción de vacas que se sincronizan durante un protocolo Ovsynch. La inclusión de un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero en un protocolo de Ovsynch de siete días aumenta la regresión lútea, lo que aumenta las preñeces por I.A. – particularmente en vacas multíparas.
En la reunión anual del DCRC del año pasado, Paul Fricke, profesor de ciencias lácteas de la Universidad de Wisconsin y especialista en extensión en reproducción de ganado lechero, revisó la evolución de los protocolos de I.A. a tiempo fijo y dio una visión general de los protocolos de sincronización de estro actualizados y recomendados por la DCRC para vacas lecheras y vaquillas.

A primera vista, puede parecer que los “nuevos” protocolos de la DCRC para sincronización de estro ofrecen muchas opciones. En realidad, las estrategias de manejo reproductivo generalmente se han consolidado en algunas opciones, dependiendo de la medida en que los productores lecheros quieran usar la I.A.en un estro detectado versus I.A. a tiempo fijo.

Durante un par de décadas, los protocolos de sincronización del estro han ayudado a mejorar el éxito reproductivo en muchas granjas lecheras. Y como la mayoría de las tecnologías en evolución, no existe una “forma correcta” de abordar el manejo reproductivo, incluidos los programas de “sincronización”.

“Se pueden implementar muchas estrategias para lograr excelentes tasas de preñez de 21 días al aumentar solamente la tasa de servicio en I.A.”, dijo Fricke. “Los nuevos programas de fertilidad aumentan tanto la tasa de servicios como las preñeces por I.A. Cada granja individual debe implementar un plan para enviar vacas para la primer I.A. e identificar vacas no preñadas y devolverlas a servicio para maximizar la tasa de preñez de 21 días “.

Desarrollar y optimizar programas de fertilidad para la primera I.A.  y la I.A. a tiempo fijo, sigue siendo un área de investigación activa, a pesar de sus 20 años de historia. “Se necesita tiempo para que los investigadores analicen y separen ideas y datos para llegar a un consenso sobre los protocolos que se recomiendan para su uso en granjas lecheras comerciales”, dijo Fricke.

Tenga la seguridad de que los protocolos de sincronización y las estrategias recomendadas de manejo reproductivo seguramente cambiarán en el futuro. “El progreso científico tiene el potencial de cambiar las recomendaciones antiguas”, dijo Fricke.

De clic en el siguiente enlace para descargar el nuevo protocolo de sincronización de la DCRC.

https://www.progressivedairy.com/images/downloads/2019/10/28/1819pd-sattler-1.pdf

Artículo escrito por JoDee Sattler, Director de Marketing y Comunicaciones de la DCRC.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México



0 Continue Reading →

Desbloqueando secretos para el manejo exitoso de la vaca de transición con datos

La importancia del manejo de la vaca de transición es bien conocida. Pero hasta hace poco, ha habido incógnitas sobre los primeros indicadores de enfermedades que afectan la salud de las vacas y vaquillas en transición.

Los sistemas de monitoreo de actividad han cambiado el juego. La capacidad de rastrear la actividad individual de las vacas durante el período seco y la lactancia temprana nos ha brindado una gran cantidad de información y datos, datos que recientemente se han utilizado para identificar posibles señales de alerta durante el período de transición para la intervención temprana. Exploremos algunos casos en los que los datos de monitoreo de actividad pueden usarse como un indicador para el éxito de la vaca de transición.


Datos de tiempo de comer y tiempo para el primer servicio


Lanzado en los Países Bajos en 2016, el “Estudio de detección de sensores en el manejo de la transición” utiliza datos de sensores de monitoreo de actividad y controles veterinarios regulares para desarrollar indicadores tempranos y puntos de referencia para un período de transición exitoso.

El estudio descubrió recientemente una relación entre el tiempo de alimentación durante la transición y el primer servicio anterior, lo que podría tener un impacto en su estrategia de alimentación de vacas secas. Las vacas secas con mayor tiempo de alimentación cuatro semanas antes del parto estaban listas para ser inseminadas antes que las vacas que comieron por menos tiempo. Las vacas con tiempos de alimentación más largos de tres a cuatro semanas después del parto también estaban listas para ser inseminadas antes.

Los sistemas de monitoreo de actividad permiten a los productores monitorear el tiempo de alimentación de las vacas y los rebaños en general. Estos sistemas envían alertas cuando cae el tiempo de comer de una vaca o cuando es más bajo que el promedio del rebaño. La alerta permite al productor intervenir, ajustar el plan de alimentación, llamar a un veterinario o escribir un nuevo programa de alimentación de vacas secas. La intervención temprana puede mejorar el tiempo de alimentación y las vacas que se reproducen antes.


Actividad alimentaria y producción de leche.


Los datos de alimentación de los sistemas de monitoreo de actividad también pueden indicar una lactancia saludable. El bajo tiempo de alimentación durante el período seco puede ser un indicador temprano de la pérdida de la condición corporal, baja producción de leche, enfermedades y / o más tiempo para la primera inseminación durante la lactancia. Los ajustes del plan de alimentación se pueden hacer en función de los datos del tiempo de alimentación y la producción de leche deseada. En una granja en el estudio Sense of Sensors, la producción de leche de vaquilla fresca tuvo un rendimiento inferior en comparación con las vacas más viejas.

Los datos de monitoreo de actividad mostraron que las vacas pasaron el 24% del día comiendo, lo cual es normal. Al descartar el tiempo para comer como un problema, el agricultor cavó más profundo y observó que las vacas más viejas y agresivas en el comedero estaban clasificando el forraje. Como resultado, las vaquillas frescas no obtenían los nutrientes adecuados. Los datos de monitoreo de actividad mostraron cambios deseables inmediatos después de que el agricultor cambió su estrategia de alimentación para eliminar la clasificación. Los cambios incluyeron un mayor tiempo de rumia, mayor tiempo de mentira y menos competencia en el comedero. Las vacas más jóvenes recibieron un mejor equilibrio de nutrientes para ayudar a maximizar la producción de leche. La producción promedio de leche para vacas de primera lactancia aumentó en un 4%.

En este ejemplo de la vida real, los datos de monitoreo de actividad le dijeron al productor que el tiempo de alimentación de la vaquilla fresca era normal. El tiempo normal de alimentación señaló un posible problema de nutrientes del alimento, que identificó visualmente y se confirmó con datos del sensor. Los datos también permitieron al agricultor monitorear el impacto inmediato del cambio de manejo. Esto demuestra cómo los datos del sensor generan valor cuando se combinan con los conocimientos del agricultor sobre la estrategia de alimentación, el manejo del alimento y las características del corral.

Actividad de masticación y cetosis, incidencia de hipocalcemia

Los datos de monitoreo de actividad sobre la actividad masticatoria (comer y rumiar) se pueden usar para detectar signos tempranos de cetosis e hipocalcemia. Las vacas que mastican menos durante todo el período seco tienen un mayor riesgo de desarrollar estas enfermedades metabólicas. Según los puntos de referencia establecidos en el estudio Sense of Sensor, el monitoreo de la actividad puede detectar cambios sutiles en la actividad masticatoria que son consistentes con cetosis o hipocalcemia, antes de los síntomas visuales Aparecer. En un ejemplo de la vida real, la actividad de masticación de vacas disminuyó significativamente el día antes del parto y permaneció deprimida hasta que recibió tratamiento para la cetosis, que no se diagnosticó visiblemente hasta el día seis.

Los sistemas de monitoreo de actividad enviarán una alerta cuando los datos de masticación deprimidos duren más de un día o dos. Luego, los agricultores pueden determinar si existe un problema de gestión en todo el corral o un caso individual de cetosis.

La detección y el tratamiento tempranos de la cetosis y otras enfermedades metabólicas antes de los signos clínicos pueden generar importantes ahorros de costos. Por ejemplo, una lechería de 1,000 vacas con una tasa de cetosis del 30% puede perder alrededor de $ 87,000 por año. En este ejemplo, reducir la tasa en solo un 5% resultaría en un ahorro de costos de $ 14,500 por año. El impacto de la cetosis se extiende más allá de la lactancia temprana, por lo que es importante atrapar vacas en riesgo temprano e intervenir para la productividad durante toda la lactancia.
El futuro del manejo de vacas en transición

El estudio Sense of Sensors in Transition Management continuará explorando las relaciones entre los períodos de lactancia temprana y seca. El objetivo de las partes involucradas en el estudio (Nedap, Utrecht University, Wageningen University & Research and Vetvice) es continuar identificando los factores de éxito de una transición saludable; factores que nos permiten desarrollar indicadores que los sistemas de monitoreo de actividad pueden medir. La actividad de masticación es solo un ejemplo.

Nuestro objetivo es identificar a todos los animales en riesgo de problemas, y continuaremos trabajando para lograrlo.

FOTO 1: Las vacas secas con mayor tiempo de alimentación cuatro semanas antes del parto estaban listas para ser inseminadas antes que las vacas que comieron por menos tiempo.

FOTO 2: Los datos de monitoreo de actividad proporcionan información sobre el comportamiento individual de las vacas que puede ayudar a perfeccionar su programa de transición de vacas. Fotos cortesía de Nedap Livestock Management.

Artículo escrito por: Arnold Harbers, Data Analyst para Nedap Livestock Management

Traducido por: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Ovsynch: Conozca las opciones de sincronización, tratamientos y protocolos.

Desde la introducción de Ovsynch hace más de dos décadas, los programas de sincronización del estro del ganado lechero han sido renovados, modificados y refinados en la búsqueda para aumentar la fertilidad del ganado lechero y optimizar los programas de manejo reproductivo.

En la reunión anual del Consejo de Reproducción del Ganado Lechero de 2018, Paul Fricke, profesor de ciencias lecheras y especialista en extensión en reproducción de ganado lechero de la Universidad de Wisconsin en Madison, revisó la progresión de los programas de inseminación artificial programada (IA), discutió las recomendaciones actuales y explicó que el tiempo -AI Los programas continuarán evolucionando.

La industria lechera ofrece una variedad de programas de manejo reproductivo, incluidos algunos que sincronizan el estro a través de protocolos hormonales. “Se pueden implementar muchas estrategias para lograr excelentes tasas de preñez de 21 días al aumentar la tasa de servicio sola “, dijo Fricke. “Los nuevos programas de fertilidad aumentan tanto la tasa de servicios como las preñeces por I.A. (P / A.I.) “. Con múltiples programas disponibles, Fricke dijo que es importante implementar un plan para enviar vacas para su primer I.A. e identificar vacas no preñadas y devolverlas a servicio de I.A. para maximizar la tasa de preñez de 21 días.

una I.A. para un estro detectado sigue siendo la piedra angular de la mayoría de los programas de manejo reproductivo de las lecherías. Sin embargo, al enviar vacas lecheras lactantes para la primer I.A. basado solo en la detección de estro producirá un bajo rendimiento reproductivo.


Obstáculos de detección de calor


El primer obstáculo primario implica la incapacidad de los humanos para detectar el estro visualmente. Afortunadamente, las tecnologías actuales (p. Ej., Dispositivos de montaje térmico activados por presión, tiza de cola y sistemas de monitoreo de actividad) ayudan a superar este desafío.

El segundo obstáculo involucra la biología de las vacas de alta producción. Con vacas de alta producción, la duración del estro suele ser más corta; La ovulación puede no ocurrir después de expresar el estro, la ovulación puede ocurrir sin el comportamiento del estro y algunas vacas son anovulares.

En 1995, cuando se introdujo Ovsynch, los productores de lecheros podían aumentar la tasa de servicio de sus vacas. El Ovsynch original requería tres tratamientos hormonales secuenciales para controlar la función ovárica. En la primera prueba de campo de Ovsynch, que solo utilizó la I.A. a tiempo fijo sin detección de estro, días hasta la primer I.A. y los días abiertos cayeron. Sin embargo, P / A.I. se quedó igual. Los investigadores concluyeron que la detección de estro debería combinarse con Ovsynch e I.A. para aumentar el rendimiento reproductivo.

Al evaluar el rendimiento de Ovsynch, los investigadores descubrieron que comenzar el protocolo Ovsynch entre los días cinco y 12 resultó en más P / A.I. en comparación con comenzarlo antes o después durante el ciclo estral.


La presincronización aumenta el rendimiento reproductivo

Los investigadores tomaron este descubrimiento y evaluaron los protocolos de presincronización para mejorar el éxito de la sincronización del estro. La primera estrategia de presincronización probada utilizó dos tratamientos con prostaglandina F2α (PGF2α) administrados con 14 días de diferencia con el segundo tratamiento con PGF2α que precedió al primer tratamiento con hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) de un protocolo Ovsynch por 12 días. Cuando solo se incluyeron vacas en ciclo en el análisis estadístico, P / A.I. para I.A. a tiempo fijo aumentó del 29% para las vacas sometidas a un protocolo Ovsynch al 43% para las vacas sometidas a un protocolo Presynch-Ovsynch.

La disminución del intervalo entre el segundo tratamiento con PGF2α de Presynch hasta el inicio de Ovsynch de 14 a 11 días aumentó la respuesta ovulatoria al primer tratamiento con GnRH y aumentó la P / AI en aproximadamente 7 puntos porcentuales cuando todas las vacas se sometieron a IA programada. “Si usa un protocolo Presynch-Ovsynch para un TAI 100% (IA programada) para el primer servicio, use un intervalo de 10 a 12 días entre el segundo tratamiento con PGF2α y el inicio de Ovsynch”, dijo Fricke.

Las nuevas estrategias de presincronización que combinan GnRH y PGF2α ayudan a aumentar la P / AI a I.A. a tiempo fijo Las vacas que se pre-sincronizaron usando un protocolo Double-Ovsynch tuvieron más P / A.I. que las vacas sometidas solo a un protocolo Presynch-Ovsynch (50% vs. 42%).

Numerosos estudios han evaluado el “mejor momento” de los tratamientos hormonales y / o I.A. En el primer experimento publicado usando Ovsynch para sincronizar hormonalmente la ovulación, las vacas lactantes fueron sometidas a I.A. programada. aproximadamente 24 horas después del último tratamiento de GnRH del protocolo. Todas las vacas ovularon a la segunda GnRH (G2) entre 24 y 32 horas después de G2.

Para evaluar el efecto de la I.A. programada relativo a una ovulación sincronizada, las vacas lecheras lactantes fueron inseminadas a cero, ocho, 16, 24 o 32 horas en relación con G2. En general, las vacas en los tratamientos de cero, ocho, 16 y 24 horas tuvieron más P / A.I. que las vacas en el tratamiento de 32 horas.

Otro ensayo de I.A. programada comparó Ovsynch 48 (I.A. programada ocurrió 48 horas después de G2), Cosynch 72 (I.A. programada ocurrió 72 horas después de G2) y Ovsynch 56 (I.A. programada ocurrió 16 horas después de G2). Ovsynch 56 resultó en una fertilidad numéricamente (pero no estadísticamente) mayor que los otros tratamientos. Los datos sugieren que la fertilidad óptima debería ocurrir cuando las vacas son inseminadas 15 a 24 horas antes de la ovulación.

La mayoría de las lecherías que usan Ovsynch 56 administran G1, PGF2α e I.A. en la mañana, mientras que G2 se administra por la tarde para lograr un intervalo de 56 horas desde el tratamiento con PGF2α hasta G2, y un intervalo de 16 horas desde G2 hasta la I.A.Es cierto que a algunos gerentes lecheros les resulta difícil implementar este protocolo debido a los inconvenientes o la incapacidad de manejar las vacas por la tarde. A pesar del bajo rendimiento reproductivo, algunas granjas usan Ovsynch 48 o Cosynch 72 por conveniencia. “la Detección de estro y la I.A.entre el tratamiento con PGF2α y el protocolo G2 de Cosynch 72 puede ayudar a mitigar la disminución de la fertilidad a TAI cuando se usa esta variación de protocolo ”, dijo Fricke.

La última opción se conoce como Cosynch de cinco días. Este protocolo de presincronización disminuye el intervalo entre G2 y PGF2α de siete días a cinco días. “El protocolo Cosynch de cinco días es una buena opción para las lecherías que desean administrar todos los tratamientos de protocolo y TAI (I.A.Programada por sus siglas en inglés)  por la mañana, lo que simplifica la implementación de este protocolo”, dijo Fricke. “Además, el protocolo de cinco días permite diagnósticos no prenatales los miércoles y jueves, por lo que las vacas diagnosticadas que no están preñadas pueden volverse a diseminar el siguiente jueves o viernes”.


Nuevo giro: Segundo tratamiento con PGF2α


Un cambio reciente en el protocolo de Ovsynch implica administrar un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero. “Incluir un segundo tratamiento con PGF2α es absolutamente necesario para el protocolo Cosynch de cinco días porque cuando se forma un cuerpo lúteo (CL) nuevo y más joven después de G1 y está presente en el tratamiento con PGF2α, no podrá retroceder después de un solo tratamiento con PGF2α”. dijo Fricke. “Agregar un segundo tratamiento con PGF2α es muy recomendable para todos los protocolos de siete días, particularmente cuando se utiliza para el primer TAI después de una estrategia de presincronización que incorpora GnRH y PGF2α”.

La falta de regresión lútea completa, particularmente para vacas multíparas, fue el factor limitante de fertilidad para la I.A. Fricke informó que someter a las vacas Holstein lactantes a un protocolo de doble Ovsynch y TAI para la primera inseminación aumentó el porcentaje de vacas inseminadas en siete días después del final del período de espera voluntario. Además, este protocolo aumentó P / A.I. a los 33 y 63 días después de la primera inseminación, lo que resulta en 64% y 58% más de vacas preñadas, respectivamente, que la presentación de vacas para la primer I.A. después de la detección de estro en un rango similar de días en la leche.


Opciones de resincronización


“Una estrategia de Resynch es crítica para lograr altas tasas de embarazo de 21 días”, dijo Fricke. Existen tres estrategias básicas. El primero requiere un diagnóstico de embarazo antes de comenzar el protocolo de Resynch, mientras que el segundo requiere administrar el primer tratamiento de GnRH siete días antes del diagnóstico de embarazo.

Hay dos ventajas y desventajas en estas dos primeras opciones. La ventaja de retrasar G1 hasta el diagnóstico de preñez es que se permite más tiempo para que las vacas muestren celo para someterse a IA, disminuyendo así el número total de vacas sometidas a un protocolo de Resynch. La desventaja de este enfoque es que la resincronización se retrasa una semana porque las vacas no embarazadas deben identificarse antes de administrar G1. “En general, P / A.I. no difirió entre las vacas sometidas a un protocolo Resynch 32 o 39 días después de A.I. ”, dijo Fricke.

La tercera estrategia de Resynch se basa en disminuir el intervalo entre servicios de I.A. al aumentar la tasa de servicio. Las vacas previamente sincronizadas con un solo tratamiento con PGF2α administrado 12 días antes de que G1 (resincronización) tuvieran más P / A.I. que las vacas con prostaglandina alta (mayor de 1.0 ng / mL) en G1. Cuando las vacas se presincronizaron con GnRH o PGF2α siete días antes de G1 de Resynch, se inseminaron más vacas al estro cuando se agregó un tratamiento con PGF2α.

La presencia / ausencia de CL indica fertilidad

“Según los perfiles de progesterona en cada tratamiento durante el protocolo Ovsynch, el mejor indicador de fertilidad deficiente para TAI es baja progesterona [es decir, vacas que carecen de un CL funcional] en el tratamiento con PGF2α del protocolo Ovsynch”, dijo Fricke. “Dar un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero

[en el protocolo de Resynch]

aumenta la P / AI para las vacas que inician Resynch en un ambiente de baja progesterona”.

Una estrategia para tratar vacas no preñadas sin CL en G1 es complementar con progesterona exógena durante Resynch. “Las vacas sin CL en G1 y tratadas con un CIDR (liberación controlada de drogas internas) durante siete días tuvieron más P / A.I. al principio y Resynch TAI “, dijo Fricke. “Muchos veterinarios ahora usan la presencia o ausencia de un CL en el diagnóstico sin preñez para implementar una estrategia para aumentar la fertilidad de los protocolos de Resynch o para aumentar la proporción de vacas inseminadas en un estro detectado después de IA”.

El Desarrollo y optimización de programas de fertilidad para la primera I.A. programada y Resynch sigue siendo un área activa de investigación que ha avanzado dramáticamente en los últimos 20 años y seguramente cambiará en el futuro.

Extracto del documento de Paul Fricke para miembros exclusivos de la DCRC

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

Imagen: tomada de farmers weekly

0 Continue Reading →

5 claves para vacas frescas saludables y productivas

Actualmente, una de las mayores oportunidades para aumentar el rendimiento en nuestros centros de granjas lecheras se enfoca en nuestros programas de vacas frescas. Las vacas frescas tienen una gran oportunidad para el potencial de producción, pero si no las preparamos para el éxito adecuadamente, no podrán lograr un nivel óptimo de producción.

La vaca fresca experimentará varios cambios que pueden estresar su sistema inmunológico, lo que a su vez la pone en riesgo de varios trastornos metabólicos. Los problemas que surgen durante el período fresco pueden afectar la producción de leche durante la lactancia actual y también en las futuras. Las estrategias de manejo que incluyen atención cuidadosa a los detalles, junto con una nutrición adecuada, pueden ayudar a que la vaca fresca comience a funcionar. A continuación se detallan cinco estrategias que ayudarán a garantizar tanto una transición exitosa de la vaca fresca como un aumento del nivel de rendimiento general de su rebaño.

  1. Desarrolle estrategias de alimentación de vacas secas, en primer plano y frescas, y monitoree el consumo de materia seca.

    Las raciones secas y de primer plano que incluyen niveles óptimos de vitaminas y minerales traza, y están equilibradas para DCAD, la energía y la proteína metabolizable (MP) darán a las vacas frescas el comienzo que necesitan. Asegúrese de que su dieta de vacas frescas contenga forrajes de alta calidad y permita que las vacas realicen lentamente el ajuste de la ración de primer plano a la ración de grupo alto. En cuestión de semanas, la ración cambia significativamente y los microbios del rumen tardan en adaptarse a estos cambios. Como regla general, mantenga los cambios en la ración de nutrientes como el almidón, el NDF y el ADF entre el primer plano y la ración de vaca fresca en un 10% o menos.

    Monitoree el consumo de materia seca de las vacas frescas. Para promover el consumo de materia seca, las vacas frescas siempre deben tener alimento fácilmente accesible. Es importante tener en cuenta que la ingesta de materia seca de las vacas maduras generalmente aumenta más rápidamente que la ingesta de materia seca de las vacas de primera lactancia. Si la ingesta de materia seca es lenta, se debe investigar la relación de primeros planos, el programa de vaquillas y el estado de salud de esas vacas individuales. La calidad del forraje también debe revisarse, ya que los forrajes de baja calidad pueden dar lugar a altos niveles de NDF no digerible, lo que limita la cantidad que puede comer la vaca, ralentizando la velocidad de paso y reduciendo la ingesta de materia seca durante este tiempo crítico.


2. Proporcione una vivienda limpia y cómoda y agua fresca.


Ingresar a un nuevo corral y ambiente después del parto puede elevar significativamente los niveles de estrés de las vacas frescas. Para promover la comodidad de la vaca, es imprescindible proporcionar a la vaca fresca un ambiente limpio y cómodo. Los puestos deben ser cómodos, limpiados regularmente y con camas profundas para promover el comportamiento de recostarse y rumiar. También es crucial implementar estrategias para controlar el estrés por calor. El manejo del estrés por calor debe comenzar en el período seco para mitigar los posibles efectos negativos, incluido el menor peso al nacer de los terneros, el estado inmunitario deficiente tanto para las vacas como para los terneros, y la disminución de la eficiencia alimenticia y el consumo de materia seca. Estas estrategias para mitigar el estrés por calor deben continuar en el corral fresco para mantener a las vacas cómodas y mantener la ingesta de materia seca.

No debe subestimarse la importancia de proporcionar agua limpia y fresca en todo momento durante este período. La fuente de agua debe verificarse regularmente para ver si hay camas y otros desechos, y debe limpiarse regularmente. El agua también debe analizarse regularmente para determinar su calidad. Se recomienda proporcionar un mínimo de 3.5 pulgadas lineales de espacio de acceso de agua accesible por vaca, al igual que proporcionar múltiples puntos de acceso al agua para minimizar la aparición de problemas de vacas jefe.


3. Gestionar la interacción social y la densidad de población.


Dado que las vacas frescas corren el riesgo de varios problemas metabólicos y su estado inmunológico puede verse fácilmente comprometido, es importante controlar la interacción social dentro del corral de las vacas frescas. Si es posible, mantenga un corral separado solo para vacas frescas y controle la densidad de población. Mantener la densidad de población al 90% de la capacidad o menos y proporcionar un espacio de comedero adecuado de 30 pulgadas por vaca (para Holsteins) brinda a las vacas frescas oportunidades para un tiempo de descanso adecuado y reduce la competencia en el comedero. Si las limitaciones de espacio lo permiten, las novillas frescas deben alojarse en un corral separado de las vacas frescas para permitir que las novillas se ajusten sin tener que lidiar con el estrés de enredarse con las vacas dominantes. Un corral separado también permite una supervisión más cercana, cuya importancia se explica en el siguiente consejo.


4. Implementar estrategias y protocolos de monitoreo a nivel de vacas y rebaños.

Una pregunta que se debate bastante es: “¿Cuándo deberían pasar las vacas del corral nuevo al siguiente grupo?” A menudo, las restricciones laborales y de las instalaciones influyen en el momento en que se realizarán los movimientos del corral. Trabaje con el equipo de profesionales de confianza de su granja para desarrollar un nuevo protocolo de monitoreo de vacas que esté específicamente dirigido a las necesidades de su granja. Esta evaluación debe basarse en el progreso de las vacas individuales. Asegúrese de que todos los empleados que trabajan con vacas frescas estén debidamente capacitados y comprendan la importancia de la salud de las vacas frescas. Como mínimo, las vacas frescas deben revisarse al menos dos veces al día durante no menos de 10 días. Observe siempre la parte delantera y trasera de la vaca durante una evaluación. Una lista de cosas a considerar al revisar vacas frescas debe incluir:

  • Temperatura corporal: una temperatura corporal elevada puede ser uno de los primeros signos de una infección subyacente. Es importante tener en cuenta las condiciones ambientales al tomar temperaturas, ya que el estrés por calor puede hacer que las lecturas de temperatura corporal sean uno o más grados superiores a lo que normalmente se considera normal.
  • Secreción uterina: es normal que las vacas tengan secreción hasta dos semanas después del parto. Sin embargo, la secreción con mal olor o color anormal es sintomática de una infección o retención de placenta. Cualquier placenta visible retenida después de 12 horas se considera “placenta retenida” y debe abordarse de inmediato.
  • Consistencia del estiércol: Verifique la consistencia, apariencia y olor del estiércol. El estiércol con una consistencia fluida que muestra evidencia de sangre o mal olor puede indicar la presencia de una enfermedad o un rumen que no funciona bien.
  • Apetito: Dependiendo de cómo esté configurada la instalación, el apetito de la vaca a veces puede ser más difícil de evaluar. Las vacas que no se ven comiendo y no muestran un llenado adecuado del rumen deben ser examinadas físicamente, ya que podrían estar experimentando una enfermedad.
  • Apariencia física: el personal capacitado debe evaluar si la vaca se ve saludable o anormal. Se deben revisar los ojos y las orejas de la vaca. Los ojos hundidos pueden ser el resultado de la deshidratación, un desplazamiento del abomaso (DA) o una infección subyacente. Las orejas no deben estar caídas o frías, ya que eso podría ser un signo de enfermedad o hipocalcemia, respectivamente. Además, observe la frecuencia respiratoria y registre si la vaca está tosiendo, ya que esto podría ser un indicio de neumonía.
  • Rendimiento de la leche / llenado de la ubre: el llenado de la ubre y el rendimiento de la leche son una indicación de qué tan bien ha estado comiendo la vaca. Una ubre que no está llena suele ser un signo de un problema metabólico o una enfermedad, como metritis, cetosis, fiebre de la leche, DA o neumonía. Estos problemas pueden deprimir la ingesta de materia seca y deben tratarse con prontitud. El edema excesivo o persistente también debe registrarse.
  • Llenado de rumen / rumia: las granjas con collares de rumia deben monitorear los minutos de rumia. Las vacas frescas deben tener un mínimo de 450 minutos de rumia por día a los cinco o siete días después del parto. Para granjas sin collares de rumia, verifique el llenado del rumen y observe si las vacas pasan o no tiempo rumiando.

    Desarrolle una hoja de registro para registrar las observaciones de cada vaca en el corral fresco. También se pueden realizar varias otras pruebas a lado de la vaca para determinar la presencia de mastitis, cetosis o fiebre subclínica de la leche. Estas pruebas se pueden implementar en función de los objetivos y necesidades específicos de la granja. Los cambios de corral pueden ser estresantes y deben minimizarse. Mueva la vaca fresca al siguiente grupo cuando las pruebas de cada uno de estos criterios muestren resultados normales.


5. Use aditivos estratégicamente.


Trabaje con su nutricionista para agregar ingredientes de raciones y aditivos donde encajen en la ración. Algunos aditivos que pueden ser beneficiosos para las vacas frescas incluyen:

  • Monensina: puede mejorar el metabolismo energético.
  • Colina protegida contra el rumen: ayuda al hígado a exportar grasa y, posteriormente, ayuda a prevenir el hígado graso y la cetosis.
  • Cromo: puede mejorar la ingesta de materia seca y la función inmune y apoya el metabolismo energético.
  • Vitaminas B: participan en el equilibrio energético y pueden mejorar la salud y la producción.
  • Aglutinante de micotoxinas: las micotoxinas son siempre una preocupación debido a sus efectos negativos sobre el rumen y la función inmune. Podría decirse que los aglutinantes de micotoxinas deben incluirse en todas las raciones de vacas frescas y de primer plano.
  • Aminoácidos: la metionina, especialmente, puede mejorar la producción de leche y la ingesta de materia seca y aumentar la inmunidad al disminuir la inflamación y el estrés oxidativo.
  • Levadura: puede mejorar la ingesta de materia seca y la función del rumen.

    Las vacas frescas corren el riesgo de varios problemas metabólicos, pero a través de un manejo cuidadoso y al proporcionar una nutrición óptima, pueden comenzar bien su lactancia.

Artículo hecho por: Angie Manthey, Nutricionista lechero de Hubbard Feeds

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Cinco desafíos para el éxito del DCAD

Prestar especial atención a las vacas en transición del tambo de primer plano o de maternidad al corral de frescas generalmente paga grandes dividendos para el productor lechero. En ningún otro momento del ciclo de lactancia de una vaca, ella será más propensa a enfermedades y contratiempos que esta breve ventana. Los grandes dividendos pagados al productor lechero incluyen una mayor producción de leche, mantener / minimizar la pérdida de puntaje de condición corporal, baja incidencia de trastornos metabólicos, minimizar la pérdida de inmunocompetencia, controlar / disminuir los días hasta la primera ovulación y mantener / mejorar la fertilidad después del nacimiento de un ternero sano.

La ciencia y las prácticas de cría de animales se unen en este momento para producir resultados que hacen que llos tambos lecheros sean sostenibles y rentables en los peores tiempos económicos. Es una práctica común en la mayoría de las granjas lecheras alimentar con una dieta negativa de diferencia catiónica aniónica (DCAD) para ayudar a la vaca a mantener la homeostasis del calcio mediante la utilización de las reservas de calcio disponibles en su cuerpo cuando las necesita. Si bien cada vaca de alta producción se convertirá en hipocalcémica o baja en calcio sérico durante al menos unas pocas horas después del parto, la utilización de una dieta DCAD negativa acortará la duración y evitará que se convierta en un problema

Las vacas hipocalcémicas afectadas subclínicamente, que no pueden competir en el tanque, han reducido la motilidad intestinal y la coordinación muscular está reducida, y pueden ser más propensas a enfermedades de transición relacionadas con esta afección, como fiebre clínica de la leche, mastitis, metritis, placentas retenidas, cetosis, etc.

Los productores que evitan estas dificultades prestan especial atención a las siguientes áreas comunes que desafían el éxito negativo de la dieta DCAD en el corral de pre-frescas:

    * Aniones adecuados en la dieta.
    * Apunte al menos 21 días en corral de pre-frescas
    * Mantener altas ingestas de materia seca (DMI)
    * Mezcla física adecuada de dietas DCAD
    * Evitar fuentes inesperadas de cationes

Alimentar la cantidad adecuada de aniones es fundamental. DCAD es un número en la formulación de raciones que debería ser negativo, pero un número DCAD no se ajusta a todas las granjas. El nivel de DCAD que hace que las vacas se acidifiquen adecuadamente en una granja será completamente diferente de otra granja. La única forma de determinar el éxito es obtener valores de pH de orina que sean consistentemente uniformes y estén en el objetivo (entre 5.5 y 6.0, como ejemplo). Una dieta DCAD negativa debe producir rangos objetivo de pH de la orina dentro de tres a cuatro días después de que las vacas estén expuestas a la dieta, y las vacas deben mantenerse en el rango objetivo durante el período pre-fresco. Yoyo dentro y fuera del rango objetivo puede causar una falla en la dieta de transición. Apunte el pH de la orina, no un número DCAD.

La exposición a la dieta DCAD negativa debe ser de al menos 21 días de duración. Si bien solo lleva unos días hacer que una vaca responda a una dieta DCAD negativa, la investigación ha demostrado que si la vaca toma esta dieta menos de 21 días, es más propensa a las enfermedades de transición y disminuye la producción de leche en la lactancia temprana. Muchos gerentes optan por acortar este tiempo en el corral pre-fresco para evitar el hacinamiento, pero si las vacas paren demasiado pronto, no se beneficiarán completamente de la dieta negativa DCAD. En muchas granjas, esto se convierte en una situación de no ganar, ya que eligen evitar el mayor desafío de hacinamiento.

El mantenimiento de DMI en el corral de pre-frescas a menudo no se realiza debido a varios factores. Si el DMI de su corral de pre-frescas no es de 30 libras o más, varios factores pueden estar contribuyendo. La dureza del producto aniónico suele ser el mayor desafío. Muchas sales o ácidos utilizados para lograr una formulación de dieta DCAD negativa no permiten tales ingestas. Encuentre los que sí. Además, este no es un momento para alimentar alimentos de baja calidad que pueden no ser palatables. La frescura de la alimentación, la cantidad de alimentos ofrecidos, el momento de la alimentación y el espacio para alimentarse pueden limitar la DMI.

Mantener la DMI es importante, pero la mezcla física de la dieta DCAD también es muy importante. Una ración mixta total (TMR) adecuadamente mezclada proporciona una alimentación uniforme a través de la litera, no un buffet de los diferentes ingredientes. De suma importancia es la longitud de corte de los forrajes. Estos deben cortarse a una longitud máxima de 2 pulgadas. Si el TMR tiene una apariencia peluda, es demasiado largo y las vacas aprovecharán esa oportunidad para clasificar el TMR. Esto derrota el propósito de la TMR en primer lugar, y todas las vacas comerán una dieta diferente. El TMR debe mezclarse adecuadamente para que todos los ingredientes se dispersen por toda la ración. Los TMR deben tener aproximadamente un 50% de humedad, a menos que las condiciones climáticas indiquen lo contrario.

Es importante probar todas las fuentes potenciales de alimento, especialmente los forrajes, antes de incluirlo en la dieta pre-fresca. El antagonista de una dieta DCAD negativa es la adición de fuentes desconocidas de aniones fuertes (potasio y sodio) a la dieta, lo que hace que la dieta sea más positiva en DCAD. Esto podría deberse a la alimentación del montón de heno incorrecto, una fuente de forraje no probada o la formulación mineral incorrecta. Una dieta DCAD exitosa puede convertirse inmediatamente en fracasada si no se detecta rápidamente. El muestreo semanal del pH de la orina puede ayudar a detectar la adición de fuentes no planificadas de cationes en la ración en caso de que ocurra. La capacitación de los empleados que se alimentan también les permitirá comprender que es de suma importancia prestar mucha atención a la alimentación de este grupo de vacas.

Cuando una granja está fallando con la transición de las vacas, y los gerentes afirman que están siguiendo los requisitos de una dieta DCAD exitosa, el exceso excesivo de corrales puede desentrañar todo lo que están haciendo bien. Las vacas no deberían tener que competir por el espacio de literas, sombra, espacio de descanso, agua y otras comodidades en el momento en que más lo necesitan. Dos de los factores más críticos en la densidad de población de corrales pre-frescos son permitir a las vacas al menos 30 pulgadas de espacio en literas (limitar la densidad de población al 80% de las cerraduras) y la disponibilidad de agua en varios lugares. Muchos corrales de pre-frescas no cumplen estos dos requisitos.

Hay mucho para monitorear en el corral de vaca pre-fresco. Como mínimo, los valores semanales de pH de orina y DMI deben registrarse junto con el registro de rutina de eventos de salud de vacas frescas y producción temprana de leche. Todos indicarán el nivel de desafíos de la dieta DCAD y las vacas en transición en la granja. Puede tomar un poco más de tiempo o atención a los detalles, pero este es el momento en que la vaca puede volverse saludable.

Artículo escrito por: Glenn Holub, Senior Dairy Technology Manager de PHIBRO para progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

5 mitos sobre la alimentación con leche de desecho pasteurizada

Tomemos todo lo que sabe sobre la alimentación con leche de desecho pasteurizada y déjelo a un lado por un momento. Hay mucha información por ahí, y creo que todos podemos estar de acuerdo, en que a veces es bueno dar un paso atrás y reevaluar.

Para descubrir la verdad, llegaremos al fondo de algunos conceptos erróneos comunes sobre la alimentación de la leche de desecho pasteurizada. Descubriremos algunos mitos en el camino y destacaremos la investigación para ayudar a separar los hechos de la ficción.

Aquí hay cinco mitos sobre la leche de desecho pasteurizada:


Mito 1: La alimentación con leche de desecho pasteurizada es más rentable que la alimentación del sustituto de leche

Descubierto: el sustituto de leche a menudo se considera una opción de alimentación más costosa en comparación con la leche de desecho pasteurizada. Pero si considera el costo de producir y pasteurizar la leche de desecho con un retorno mínimo o nulo de la inversión, este mito se desmorona rápidamente.

La leche de desecho a menudo se considera una fuente de nutrición “gratuita” para los terneros. En realidad, es muy costoso. Si bien muchos agricultores tienen un suministro fácilmente disponible, tener suficiente leche de desecho para alimentar a todos sus terneros puede indicar un problema mayor. Hágase estas tres preguntas al evaluar su suministro de leche residual:

    ¿Tiene problemas de salud de las vacas que deberían resolverse?
    ¿Estás alimentando a los terneros con suficiente nutrición? Puede estar subalimentando terneros en función del suministro de leche residual disponible.
    Con el fin de mantener el suministro de leche de desecho, ¿está reteniendo un alto recuento de células somáticas o vacas menos saludables que podrían infectar o desplazar a otras vacas y, por lo tanto, deberían eliminarse?

Con su suministro de leche residual bajo control, es posible que tenga que extraer la leche vendible del tanque a granel para alimentar a los terneros, un golpe directo para su control de leche. Si alimenta con leche de desecho pasteurizada, use un equilibrador de leche pasteurizada para fortificar y proporcionar una nutrición constante a su suministro de leche.


Mito 2: la pasteurización mata al 100% de las bacterias en la leche de desecho

Descubierto: la pasteurización es una gran herramienta para ayudar a mejorar la calidad de la leche de desecho. Sin embargo, las bacterias aún pueden estar al acecho, incluso después de la pasteurización.

Un estudio mostró que el 41% de los pasteurizadores en la granja no mataron la cantidad necesaria de bacterias cuando se probaron inmediatamente después de la pasteurización. El otro 59% de los pasteurizadores mantuvo las unidades formadoras de colonias (UFC) en menos de o igual a 20,000. Las muestras de leche de desecho pasteurizada probadas en el último ternero alimentado mostraron aún más bacterias al final de la alimentación. Para el último ternero alimentado, el 54% de la leche de desecho pasteurizada falló en más de 20,000 UFC.

La conclusión es que, en muchos sistemas, las bacterias aún estarán presentes después de la pasteurización. Las bacterias crecen rápidamente después de la pasteurización si la leche no se almacena adecuadamente. El manejo de la leche y la limpieza y el saneamiento adecuados de los equipos son críticos, pero aún así pueden no eliminar todas las bacterias de la leche residual.

Mito 3: la pasteurización de la leche de desecho elimina los rastros de antibióticos

Descompuesto: la creciente preocupación por los antibióticos en la leche entera puede darle una pausa si decide si desea alimentar con leche de desecho pasteurizada. Los antibióticos no se ven afectados por el proceso de pasteurización, y los terneros pueden desarrollar cierta resistencia a los antibióticos como resultado de la alimentación de residuos de leche pasteurizada con trazas de antibióticos.

Un estudio de varias granjas mostró que el 56.8% de la leche de desecho pasteurizada contenía trazas de antibióticos. Muchos factores pueden afectar la resistencia a los antibióticos en terneros. Sin embargo, el mismo estudio mostró un aumento en la resistencia a los antibióticos en terneros alimentados con leche de desecho pasteurizada en comparación con los terneros alimentados con sustituto de leche.


Mito 4: la leche de desecho pasteurizada proporciona todos los nutrientes necesarios que los terneros necesitan

Descubierto: Uno de los beneficios clave de alimentar a los sustitutos de la leche es la certeza de alimentar a los terneros con una dieta nutricionalmente equilibrada. La leche de desecho pasteurizada a menudo es nutricionalmente deficiente y carece de los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo óptimo de la pantorrilla.

La leche de desecho pasteurizada consiste en aproximadamente 30% de grasa y 25% de proteína. La investigación mostró que los terneros destetados crecen de manera más eficiente cuando su dieta líquida contiene un mayor porcentaje de proteínas que la grasa. La leche de desecho pasteurizada también carece de vitaminas D3 y E, los siete minerales traza esenciales y cinco de las ocho vitaminas B esenciales.

Un equilibrador de leche pasteurizada puede ayudar a abordar las deficiencias de nutrientes al proporcionar vitaminas y minerales adicionales y corregir el equilibrio de proteínas y grasas. Los estudios mostraron que los terneros alimentados con leche entera pasteurizada y suplementados con un equilibrador de leche pasteurizada ganaron un 17% más de peso desde el nacimiento hasta el destete en comparación con los terneros que solo recibieron leche de desecho pasteurizada.


Mito 5: la leche de desecho pasteurizada proporciona una nutrición constante para los terneros

Descubierto: la consistencia nutricional es crítica para terneros sanos y bien desarrollados. Pero día a día y de ternera a ternera, la leche de desecho pasteurizada en sólidos totales, grasas y proteínas puede ser inconsistente. De hecho, la investigación mostró que la leche de desecho pasteurizada de una sola granja puede variar tanto como 6.58% en sólidos totales, 7.9% en proteínas y 17.3% en grasas.

Algunos culpables de la inconsistencia de la leche de desecho pasteurizada incluyen:

    Fuente: La leche de desecho es a menudo una combinación de leche de transición de vacas frescas recientemente y leche de vacas tratadas. La composición de la leche de desecho puede variar mucho dependiendo de la relación entre la leche de vaca de transición y la leche de vaca enferma.
    Manipulación inconsistente: la agitación inadecuada, la limpieza y el saneamiento inadecuados de los equipos de alimentación y la pasteurización incompleta pueden conducir a una nutrición variable.
    Error humano: nadie es perfecto. Ocasionalmente, el agua de lavado puede ingresar al suministro de leche residual o la leche pasteurizada no se almacena adecuadamente.

Un balanceador de leche pasteurizada puede ayudar a corregir las variaciones en los sólidos que ocurren naturalmente en la leche de desecho.


Verdad: seleccione un sistema de alimentación que funcione para usted

En este artículo, he discutido varios mitos sobre la alimentación de leche de desecho pasteurizada, pero la verdad es que la alimentación de leche de desecho pasteurizada puede ser una buena fuente de nutrición para los terneros, cuando se alimentan correctamente.

Si elige seguir la ruta de la leche de desecho pasteurizada, considere usar un equilibrador de leche pasteurizada. Un equilibrador puede ayudar a extender el suministro de leche y abordar las inconsistencias nutricionales. Un enfoque láser en la limpieza y el saneamiento, así como el almacenamiento y manejo adecuados de la leche, también lo ayudarán a aprovechar al máximo su programa de alimentación de leche pasteurizada.

0 Continue Reading →

La genómica ha reducido el intervalo de generación

 La genómica permite tomar decisiones de selección a una edad temprana, acortando el intervalo de generación y acelerando el progreso.

Las pruebas de progenie han sido una estrategia exitosa para identificar a los mejores toros para uso generalizado en IA y como padres de toros para la próxima generación. Sin embargo, las pruebas de progenie toman más de tres años, son caras y limitan la cantidad de toros evaluados. En contraste, la selección genómica permite que los estudios de IA evalúen muchos más toros de lo que es factible a través de un programa tradicional de pruebas de progenie.

La selección genómica se refiere a las decisiones de selección basadas en los valores genómicos de reproducción. El descubrimiento de miles de marcadores de ADN más el desarrollo de valores de reproducción predichos basados ​​en datos de marcadores ha permitido la selección genómica precisa de toros lecheros por parte de los centros de inseminación artificial.

En consecuencia, la selección de toros lecheros para su uso en la IA ha cambiado de las pruebas de progenie a las predicciones genómicas de la producción de leche, la fertilidad y los rasgos de salud. Con la selección genómica, el toro y la madre de un toro de próxima generación se seleccionan sobre la base de los perfiles de marcadores de ADN y se cruzan poco después de la pubertad. El toro de próxima generación es analizado por marcadores para detectar rasgos deseables e indeseables como un embrión de fertilización in vitro (FIV) o poco después del nacimiento.

La selección genómica ha reducido el intervalo de generación, o la edad promedio de los padres cuando nacen las crías. Tanto los machos como las hembras contribuyen al intervalo reducido, ya que las vaquillas genómicas de élite de 6 a 8 meses de edad se someten a la extracción de óvulos, seguidas de la FIV y la transferencia de embriones.


PROGRESO MÁS RÁPIDO


Según los científicos del laboratorio de Mejoramiento y Genómica Animal del USDA, el intervalo de generación de padres de toros ha disminuido de aproximadamente de siete a dos años y medio, de 2010 a 2015, respectivamente. Durante el mismo período, el intervalo de generación de madres de toros ha disminuido de cuatro a dos años y medio.

Una reducción en el intervalo de generación se traduce en un progreso genético más rápido. De hecho, la selección genómica ha aumentado la tasa de mejora en rasgos económicamente importantes como la tasa de preñez de la hija, la vida productiva y la puntuación de las células somáticas.

Un error común es que la genómica reemplazará la prueba de leche DHIA. Esto no es cierto, ya que la genómica se basa en la relación del fenotipo y el genotipo. La genómica requiere una recopilación de datos precisa para establecer la población de referencia para calibrar los resultados genómicos y actualizar continuamente la población de referencia. El flujo de datos (pruebas de leche, clasificación de tipo y rasgos de salud) en el sistema es crítico ya que el tamaño de la población de referencia afecta la precisión de las predicciones genómicas. La genómica, similar a muchas otras tecnologías nuevas, agrega información pero no reemplaza la información.


PRUEBAS DE PROGENIE AÚN VALIOSAS

Las evaluaciones genómicas proporcionan información más precisa sobre los toros jóvenes de lo que estaba disponible anteriormente. Aunque el porcentaje de semen vendido de toros sin datos de progenie ha aumentado constantemente desde 2008 hasta hoy, los toros con pruebas de progenie continúan siendo demandados, ya que compiten favorablemente con los toros genómicos jóvenes. Este es probablemente el resultado de la masa crítica de datos generados a través de la prueba de progenie, que facilita la evaluación precisa necesaria para un uso generalizado continuo.

Como resultado de la reducción en el intervalo de generación y el aumento de las tasas de mejoramiento genético, la competitividad de los toros genómicos jóvenes probablemente mejorará. Las pruebas de progenie pueden continuar proporcionando toros competitivos y probados para satisfacer la demanda del mercado.

Artículo escrito por: Joseph C. Dalton, Ph.D.para DairyHerd Management. www.dairyherd.com

Es profesor en la Universidad de Idaho. Su investigación se centra en aumentar la eficiencia de la IA en el ganado lechero, incluida la precisión de detección de calor, los programas de sincronización y la competencia de los técnicos de I.A.


Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Los ajustes voluntarios del período de espera pueden mejorar la rentabilidad

Una oportunidad para capturar ganancias más altas puede estar escondida en el período de espera voluntaria (VWP, por sus siglas en inglés).

“Con un mejor control de cuándo las vacas quedan preñadas, puedes controlar el momento de los embarazos para que las vacas te hagan la mayor cantidad de dinero”.


El Dr. Julio Giordano de la Universidad de Cornell dirigió un proyecto para determinar los días en  leche en los que la primera inseminación ofrece la mejor oportunidad de rentabilidad. El estudio de dos partes combinó la investigación en las fincas con el análisis económico, comparando un VWP de 60 días versus un VWP de 88 días utilizando una inseminación artificial temporizada al 100 por ciento (I.A.).

Desde el punto de vista de la fertilidad y la salud reproductiva, aumentar las jornadas desde el parto hasta el primer servicio ofrecía ventajas para algunas vacas, pero no para otras. Giordano compartió que extender el VWP de 60 a 88 días dio como resultado más vacas cíclicas antes de la sincronización, junto con menos enfermedad uterina y más vacas con puntaje de condición corporal de o mayor a 2.75 en el momento de la inseminación.

El grupo más positivamente impactado por el cambio fue el de las vacas de primera lactancia, que tendieron a mostrar una mayor tasa de preñeces por I.A. en el primer servicio en respuesta a los días adicionales en leche antes de la inseminación. Según Giordano, las tasas de concepción fueron 9 puntos porcentuales más altas para las vacas de primera lactancia a los 88 días en comparación con sus hatos con un VWP de 60 días. Sin embargo, se observó una respuesta menos significativa en la segunda lactancia y en las vacas mayores (una diferencia de solo alrededor de 3.5 puntos porcentuales).


Impacto de VWP en el flujo de caja


Un análisis económico realizado en el laboratorio de Giordano puso una cifra en dólares a la diferencia que pueden hacer 28 días. La predicción del flujo de efectivo a los 18 meses después del parto representó seis factores: el costo del ingreso sobre la alimentación (IOFC), el costo relacionado con la reproducción, el valor de la becerra, el costo de reemplazo, el costo operativo y el rbST (que se usó más ampliamente en el momento de la recolección de datos) .

Para las vacas de 2 años, el VWP de 88 días produjo $ 68 más que el VWP de 60 días. “La principal diferencia fue el costo de reemplazo”, explica Giordano. “Principalmente debido a mayores costos de reposición en la posterior lactancia. Tenemos unas cuantas más de estas vacas de primera lactancia que se fueron temprano en la lactancia posterior, y todavía estamos tratando de averiguar las razones del por qué “.

Para aquellas vacas mayores, la economía respaldó las ventajas de un VWP de 60 días, con un beneficio de $ 85 por 18 meses. Dos factores principales influenciaron fuertemente estos resultados. “Hay un efecto en IOFC [$ 39], y también hubo una diferencia en los costos de reemplazo [$ 49]. En este caso, se debió principalmente a que se fueron dejando más vacas durante la lactancia en la que extendimos el VWP ”, agrega.

En muchos hatos, las vacas más viejas y abiertas de 150 a 200 días en la leche tienen más probabilidades de ser sacrificadas, particularmente cuando los inventarios de vaquillas son altos. “Eso tiene un costo”, refuerza Giordano. “Cada vez que el costo en efectivo por reemplazar un animal es negativo, es más caro traer un nuevo animal que mantener el que tienes; tienes ese efecto”.

El análisis también consideró varios cambios en las condiciones económicas, pero los resultados no se debilitaron. “Las vacas de primera lactancia siempre se beneficiaron al extender el VWP; la lactancia dos y mayor siempre se benefició al mantener el VWP a los 60 días “, dice Giordano. “Y los costos de reemplazo explican más del 90 por ciento de la variación total. Por eso es tan importante tener en cuenta los costos de reemplazo “.

Además, cuando se comparó el valor económico de la preñez solo para las vacas que quedaron preñadas después de la primera reproducción, el valor de la solución de un primer servicio de 88 días fue $ 138 mayor que a los 60 días para las vaquillas de primera lactancia, y las vacas más viejas se beneficiaron $ 114 más cuando quedaron preñadas desde la primera inseminación 60 días después del parto en lugar de 88 días. Sin embargo, Giordano observa una variación sustancial en la rentabilidad basada en los días en que la leche alcanza la preñez.


Aplicación en la granja

Estos resultados proporcionan la base para realizar ajustes en el VWP a nivel de granja.

“Creo que tenemos pruebas suficientes para decir que podemos pensar en comenzar a dividir el VWP en función de la lactancia, con una ligera extensión para las vacas de primera lactancia”, concluye Giordano.

Artículo escrito por: Peggy Coffeen, Editora de Progressive Dairyman basada en la presentación del Dr. Julio Giordano en Minnesota en 2018 en el Vital Plus Dairy Summit.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Grasa en calostro: La crema de la cosecha.

¿Cuál es el contenido de grasa láctea de su vaca lechera? Es una pregunta fácil, ¿verdad? Es probable que tenga registros de grasa en leche de generaciones en su granja y podría explicar fácilmente cómo han cambiado los componentes de su leche a lo largo de los años o identificar qué prácticas de manejo y alimentación causaron reducciones o aumentos en la grasa láctea.

¿Qué pasa con su porcentaje de grasa de calostro? ¿Es capaz de dar una respuesta exacta, o incluso una adivinanza? Usted podría estar pensando, “¿Importa?”
En general, nos centramos en las inmunoglobulinas del calostro para definir la calidad, ya que la IgG en el calostro es necesaria para la inmunidad pasiva. Sin embargo, al hacerlo, nos limitamos a aprovechar todo lo que el calostro tiene para ofrecer. Nuestro laboratorio y otros han estado trabajando para caracterizar todos los beneficios del calostro para la becerra y, en este artículo, vamos a comenzar de nuevo desde el principio: los nutrientes. En particular, vamos a resaltar la importancia de la grasa en el calostro para los becerros recién nacidos y le mostraremos por qué necesita medir la grasa del calostro con la misma frecuencia con la que mide la grasa de la leche.

La misma ecuación que usamos para calcular la producción de energía de la leche basada en grasa, proteína y lactosa se puede usar para calcular el contenido de energía bruta del calostro. Sin embargo, la energía bruta no es igual a la energía digestible, ni a la energía que el becerro usa para el crecimiento y el mantenimiento. A partir de una revisión interna de datos recientes, nuestro grupo recolectó de 20 vacas en una granja lechera comercial en Alberta, calculamos que las proteínas, grasas y lactosa representan respectivamente el 58%, 36% y 6% de la energía bruta en el calostro.

Sin embargo, del 70% al 80% de la fracción proteica está compuesta por inmunoglobulinas que no serán completamente digeribles debido a los compuestos que contienen calostro que bloquean las proteínas, como la IgG, de la digestión. Además, el intestino del becerro recién nacido es inmaduro y relativamente ineficiente en la digestión de proteínas. Teniendo en cuenta estos factores, aproximamos que las proporciones a partir de las cuales la proteína, la grasa y la lactosa contribuyen al cambio de energía bruta del 58% al 25% para la proteína, del 36% al 63% para la grasa y del 6% al 12% para la lactosa. Por lo tanto, la grasa, y no la proteína, en realidad representa la fuente de energía primaria que los paquetes de vacas en el calostro para la cría.

Como dice el famoso dicho: “Mamá sabe mejor”, ¿por qué se ha decidido que la grasa es la crema de la cosecha? En realidad es bastante claro. El término grasa engloba ampliamente compuestos relacionados que tienen múltiples funciones en la cría recién nacida:

1. Combustible: la grasa compensa la concentración relativamente menor de lactosa en el calostro que la leche madura, complementando en última instancia la digestión y el metabolismo de la becerra a esta edad.

2. Termorregulación: cuando se quema, la grasa libera 1.6 y 2.4 veces más energía que la proteína y la lactosa, respectivamente. Este calor (energía) liberado mantiene la temperatura corporal óptima del becerro, lo cual es particularmente importante para los becerros nacidos en invierno.

3. Señalización hormonal: la fracción de grasa del calostro contiene grasas específicas que se pueden usar como hormonas en el cuerpo. Por ejemplo, los investigadores demostraron en 2001 y 2014 que el colesterol es más alto en el calostro que en la leche. El colesterol es el precursor de las hormonas esteroides que tienen funciones muy amplias que van desde la expresión de rasgos específicos del sexo hasta el control de las respuestas al estrés dentro del cuerpo.

4. Inflamación y respuesta inmune: los datos recientes de nuestro laboratorio han demostrado que los FA o ácidos grasos omega-6 y omega-3 (FA por sus siglas en inglés de Fat Acids) están elevados en el calostro. Los FA Omega-6 y omega-3  son ácidos grasos esenciales y precursores de compuestos que regulan la inflamación, la respuesta inmune y el desarrollo del cerebro. Los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan han estado explorando la suplementación con aceite de pescado y lino (alto en ácidos grasos omega-3) en el calostro y han demostrado beneficios prolongados en términos de estado antioxidante y respuestas inmunitarias de una sola alimentación. Luego de una investigación adicional, quizás un suplemento de  FA´s omega podría convertirse en parte de su manejo de calostro en la granja en un futuro cercano. Estos son solo algunos ejemplos, pero está claro que la grasa del calostro no debe pasarse por alto. Con esto en mente, resaltaremos una preocupación importante acerca de la grasa de calostro. La Figura 1 muestra el amplio rango en la concentración de grasa de calostro que se ha reportado como tan bajo como 0.3% en 1950 y tan alto como 26.5% en 2007.

Numerosos estudios (señalados en la Figura 1) han informado sistemáticamente que la concentración de grasa de calostro es muy variable de una vaca a otra, y esta variación se demuestra de manera similar en todos los estudios.

Concentración de grasa (%) reportado en 12 estudios desde 1950 hasta la actualidad.
Las barras representan el promedio y las barras de error representan el error estándar. los valores al inicio de la barra de error estándar representan el porcentaje de grasa mínimo y máximo reportadas en ese respectivo estudio.

Concentración de grasa (96) reportada en 12 estudios desde 1950 hasta la actualidad.

Esta variación es crítica. Por ejemplo, según las concentraciones mínimas y máximas informadas desde 1950 hasta ahora, un ternero recién nacido podría recibir entre 0,1 y 9,8 Mcal de energía de la grasa solo en los 4 litros de calostro alimentado al nacer. Si considerara su TMR, ¿Un rango similar de suministro de energía neta a su hato en lactancia le encendería un signo de alarma? Por supuesto.

La investigación ha captado algunos factores previos al parto que afectan la producción de grasa del calostro, como paridad, duración del período seco y nutrición, protocolos de inmunización y la temporada de partos. Investigadores de la Universidad de Cornell y de la Universidad de Saskatchewan encuentran que la ingesta de nutrientes puede alterar la producción de grasa del calostro sin afectar el rendimiento del calostro. En términos de componentes de grasa, la suplementación de grasa antes del parto, como la alimentación con FA omega, causa los cambios correspondientes en el perfil de FA de calostro. En un estudio realizado en Florida en 2014, encontraron que la fuente de grasa que se alimenta a la madre puede alterar la eficiencia de la captación de IgG en su recién nacido sin alterar el contenido de IgG en el calostro.

Todavía tenemos mucho trabajo por hacer para comprender los factores de manejo y nivel de vaca que pueden alterar la grasa del calostro, así como lo que estos cambios significarán para el becerro recién nacido. Pero por el trabajo preliminar y la importancia conocida de las grasas para la energía y el desarrollo, es hora de que comencemos a prestar más atención a este macronutriente. Sería un gran paso adelante para la investigación investigar los niveles de calostro que necesita la becerra para un crecimiento y mantenimiento óptimos.

Este tema no ha sido el foco de la investigación actual sobre el calostro y, en la actualidad, no hay un umbral recomendado para los niveles de grasa del calostro. Recomendamos que su grasa de calostro sea más alta que los niveles de grasa de su tanque de leche a granel, y para estar seguro, debe alimentar calostro que contenga más de 5% de grasa. Por ahora, mejorar el manejo del calostro puede ser tan simple como enviar una muestra de calostro de vaca para el análisis de componentes, tal como lo haría al analizar sus muestras de leche mensuales. Después de todo, el conocimiento es poder.

Artículo escrito por: Koryn Hare, Amanda Fischer-Tlustos y Michael Steele para Progressive Dairy Canada

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Protocolos para Fiebre de Leche

La hipocalcemia, comúnmente conocida como fiebre de leche, es una enfermedad metabólica potencialmente mortal que ocurre cuando el calcio en la sangre de una vaca cae a niveles por debajo de lo normal. Si no se maneja adecuadamente, una vaca puede pasar de saludable a muerta en cuestión de horas. Conocer los signos y las mejores prácticas de tratamiento para esta condición podría marcar la diferencia cuando se trata de salvar la vida de un animal.


Qué buscar


La fiebre de leche se puede dividir en tres etapas según la gravedad.

La fiebre de leche en estadio I, también conocida como hipocalcemia subclínica, a menudo es difícil de detectar debido a su corta duración y su amplio conjunto de síntomas. De acuerdo con Virginia Ishler, especialista en extensión lechera en la Universidad Estatal de Pennsylvania, la etapa I generalmente durará menos de una hora con síntomas como pérdida de apetito, hipersensibilidad, debilidad, cambio de peso y cambio de posición de los pies traseros.

La fiebre de la leche en estadio II se extiende durante un período de tiempo mayor que dura de 1 a 12 horas. También se acompaña de una serie de síntomas más severos, como ojos apagados, oídos fríos, temblores musculares, falta de coordinación al caminar y un tracto digestivo inactivo. La temperatura corporal de la vaca también puede bajar a un rango de 96 ° F a 100 ° F.

La hipocalcemia en estadio III se distingue por la incapacidad de la vaca para pararse y una pérdida progresiva de conciencia que lleva a un coma. La frecuencia cardíaca del animal puede aumentar rápidamente y podría superar los 120 latidos por minuto. Según Ishler, las vacas en la etapa III no sobrevivirán más de unas pocas horas sin tratamiento.


Cuando tratar


Para las vacas que están de pie, el calcio oral se puede administrar en forma de empapado, gel o bolo. El calcio oral tiene la ventaja de ser absorbido más lentamente en el tracto digestivo e imita la liberación natural de calcio al consumir ingredientes alimenticios.

Para las vacas que están muy abajo, se debe administrar un tratamiento intravenoso para ayudar a aumentar rápidamente los niveles de calcio en la sangre. Si bien este tratamiento es necesario en situaciones de emergencia, administrar demasiado calcio en un corto período de tiempo podría causar que el animal tenga un ataque al corazón. Además, una vez que el tratamiento intravenoso inicial ha desaparecido, el animal puede experimentar un choque hipocalcémico. Para prevenir esta recaída, considere administrar un tratamiento intravenoso seguido de una dosis oral varias horas después para ayudar a equilibrar los niveles de calcio.

Artículo escrito por: Taylor Reach

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →
x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway