Es fácil medir el impacto que tienen ciertas decisiones en su establo sobre su rentabilidad. Cambiar el número de vacas que se ordeñan tiene un impacto directo en los kilos de leche producidos, los cambios en las raciones tienen un impacto directo en los costos de alimentación, y los altos incidentes de salud animal aumentan directamente la factura de los veterinarios y los medicamentos, por nombrar sólo algunos.

Otras decisiones en su establo no son tan fáciles de cuantificar, especialmente cuando se trata de la eficiencia del programa reproductivo. Al igual que con cualquier área de la lechería que se supervisa y evalúa, tanto el mantenimiento de registros como los datos son clave para tomar buenas decisiones financieras y de manejo para su programa reproductivo.

Aquí hay matrices comunes para monitorear la eficiencia del programa reproductivo para su establo.

1. Días abiertos

Los días abiertos son uno de los mejores indicadores de la eficiencia reproductiva actual de su establo. Un buen objetivo para los días abiertos es entre 90 y 110 días abiertos. Un exceso de días abiertos (más de 110 días) puede resultar en un costo de 2 a 5 dólares por día para la lechería.

2. Tasa de preñez de 21 días

La tasa de preñez de 21 días (PR) va de la mano con los días abiertos. Una tasa de preñez más alta significa menos días abiertos y una mayor producción de leche por día. Cuanto antes quede preñada una vaca en su lactación, más tiempo pasará en la parte delantera de la curva de lactación, donde la producción es mayor.

3. Servicios por concepción

Los servicios por concepción (SPC) también afectan directamente a los días abiertos. Si una vaca no se preña en una cubrición, no puede volver a inseminarse hasta pasados 21 días o hasta el siguiente celo. Se estima que por cada 0,1 punto de SPC por encima de 1,5, le costará a la lechería 1,50 dólares. Mientras que $1.50 no parece ser un número grande, cuando usted multiplica eso sobre su hato, puede sumar. Por ejemplo: El costo extra estimado para una lechería de 1,000 vacas que tiene un SPC de 1.9 sería de $6,000 por año.

Es muy importante que las lecherías identifiquen a las reproductoras problemáticas al principio de la lactancia. Una vez que una vaca es identificada, hay que clasificarla como “no inseminar” (DNB) o sacrificarla. Si una vaca es una reproductora problemática conocida, y no es identificada a tiempo, puede inflar el CPS de la lechería rápidamente.

4. Períodos secos

Un periodo seco corto no permitirá a la vaca el tiempo que necesita para descansar y para que su sistema mamario se regenere, mientras que los periodos secos largos supondrán mayores costos de alimentación sin ninguna producción a cambio. Además, los periodos secos largos pueden dar lugar a vacas “gordas” que tienen más distocias y problemas de reproducción. Se calcula que por cada día que supere los 60 días de periodo seco, le costará a la lechería aproximadamente 3 dólares al día, y por cada día que no supere los 40 días, le costará 2 dólares al día.

5. Intervalo entre partos

El intervalo entre partos se ve directamente afectado por los días abiertos y la duración de la gestación, y es un buen indicador de la eficiencia reproductiva pasada. Trate de no dejarse atrapar por este número solamente, ya que el intervalo entre partos considera demasiados datos históricos para obtener una imagen real de su rendimiento reproductivo actual. Sin embargo, es un buen número para monitorear, ya que la meta debe ser mantener el intervalo entre partos lo más cercano posible a los 365 días.

No se olvide de sus vaquillas

La eficiencia reproductiva de las vaquillas es tan importante como la de las vacas. Recuerde: las vaquillas son el futuro del rebaño. Usando las mismas matrices que las vacas para el SPC y el PR en combinación con la edad media de recría y la edad media a la primera inseminación, usted podrá afinar su programa reproductivo de vaquillas:

1. Edad promedio en fresca

Los estudios han demostrado que las vaquillas con partos entre 23 y 25 meses de edad tienen una mayor producción de leche de por vida y son en general más rentables en comparación con las vaquillas que paren fuera de esa edad. Dado que el costo medio de la cría de vaquillas desde el nacimiento hasta el parto oscila entre 1.200 y 2.400 dólares por vaquilla, cuanto antes comience la vaquilla su lactancia, más rentable será.

2. Edad promedio al primer parto

Para tener éxito en el parto de vaquillas de entre 23 y 25 meses, la concepción debe lograrse entre los 14 y 16 meses de edad. Su programa de vaquillas necesita criar vaquillas para que comiencen a alcanzar la pubertad entre los 11 y 13 meses de edad.

Saber qué toros utilizar puede afectar a su resultado final

El objetivo general de su programa reproductivo es mantener a sus vacas en un ciclo saludable de tiempo de descanso (periodo seco) y lactancia, con un ternero lo más cercano posible a una vez al año. El segundo objetivo más importante de su programa es mantener sus vaquillas lecheras de reemplazo.

El tamaño correcto de su inventario de novillas para su establo puede tener un gran impacto en la rentabilidad general de su establo. Como se ha mencionado anteriormente, el costo de criar una vaquilla desde el nacimiento hasta el parto puede oscilar entre 1.200 y 2.400 dólares por vaquilla. Con un mercado deprimido para las ventas de productos lácteos, sólo hay una pequeña posibilidad marginal de que usted pueda recuperar el costo de criar vaquillas en exceso.

Para optimizar el número de vaquillas que nacen a sólo aquellas que la lechería necesita, comience por evaluar las vacas y determinar qué vacas tienen la mejor genética que desea mantener en el rebaño. Identifique esas vacas para cruzarlas con toros lecheros. Al determinar cuántas vacas se van a cruzar con toros lecheros, recuerde que sus vaquillas serán algunas de sus mejores genéticas, y la mayoría de ellas deben ser cruzadas con toros lecheros también.

El resto de las vacas de su rebaño pueden ser inseminadas con un toro terminal (toros de carne). Esto produce un ternero cada año, permitiendo que esas vacas permanezcan en el rebaño de ordeño y sigan siendo rentables. Además, el ternero resultante de la cruza terminal generará otro flujo de ingresos, aumentando la rentabilidad general de su establo.

Controlar, medir y revisar a menudo

Al igual que todas las áreas de su establo, la eficiencia reproductiva debe ser controlada y revisada con frecuencia. Los pequeños cambios pueden tener grandes impactos, tanto positivos como negativos, y la única manera de identificarlos es buscándolos.

Un programa reproductivo exitoso es mucho más que preñar a sus vacas y vaquiillas. Su programa reproductivo afectará a todo en su establo y puede promover o dificultar su rentabilidad general. 

Artículo escrito por: Amber Hewett, M.Sc, Lakeshore Dairy Services in Kewaunee, Wisconsin para Progressive Dairy.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México