Tanto los productores de leche como los de carne tienen sus propias opiniones sobre la mejor manera de estimular a un ternero débil que no quiere respirar. Basándome en mi experiencia sobre lo que funciona y lo que no, los procedimientos que merecen la pena no requieren un gran gasto, pero salvar un ternero y más en estos días se convierte en una cantidad significativa de dólares en el futuro.

Hay muchas razones por las que los terneros salen lentos y débiles y reconocer estas condiciones puede darle una pista sobre lo que debe hacer para salvar al ternero.

Cada vez que tenga que asistir a un feto de gran tamaño con un tirón fuerte, o que se produzca cualquier mala presentación, tiene que darse cuenta de que el tiempo se está acabando y que un ternero débil y apenas vivo es una posibilidad real.

Las vacas que han estado enfermas, que han perdido peso o que han sufrido alguna anomalía durante la gestación son otros avisos de que un ternero que necesita reanimación puede estar en camino. Recuerde que una vaca que pierde condición corporal al final de la preñez podría estar gestando gemelos, por lo que después de cualquier parto asistido es una buena idea examinar cuidadosamente el útero en busca de desgarros o de otro ternero. Si se encuentra otro ternero, hay que ayudar a que nazca inmediatamente.

Hay varias formas de reanimar a los terneros.

Una cosa que sabemos con certeza es que colgar a los terneros para que salga líquido no sirve de nada y, de hecho, dificulta la respiración del ternero al forzar los órganos hacia el pecho. El fluido que sale generalmente drena de los estómagos, no de los pulmones. Es mucho más aconsejable que la cría esté sentada en posición de piernas de rana para que ambos pulmones puedan recibir aire por igual, como ocurre en un ternero de pie. Extienda el cuello hacia delante para abrir las vías respiratorias y luego póngase a trabajar.

Limpie cualquier cantidad grande de mucosidad alrededor de la boca antes de intentar cualquier forma de reanimación.

Hay algunos buenos resucitadores de terneros por ahí. Algunos simplemente bañan la zona con oxígeno extra, lo que ayuda si la respiración del ternero no es fuerte. Algunos también proporcionan succión.

La reanimación boca a boca no hace prácticamente nada, ya que el aire simplemente baja por el esófago e infla el estómago, pero no llega a los pulmones, donde es necesario.

Si el ternero respira lentamente pero tiene un fuerte latido, primero hay que intentar estimular la respiración introduciendo una pajita en la fosa nasal o vertiendo agua fría o nieve en el oído -esencialmente para irritar al ternero- y conseguir que se ponga en marcha.

Si no cree que eso sea lo suficientemente irritante, intente usar una pajita la próxima vez durante un parto normal y vea la rápida respuesta que obtiene.

Si todavía no hay respuesta, el ternero está en problemas y lo único que he encontrado que ha funcionado es un estimulante respiratorio. Yo solía usar Dopram pero tiene diferentes nombres comerciales y es más difícil de conseguir ahora. Su veterinario puede buscar estimulantes respiratorios y, con suerte, encontrar uno, pero puede que tenga que recetarlo, ya que puede que sólo esté aprobado para otras especies. Para que sea útil, el estimulante tiene que estar cerca, en su kit de parto y fácilmente accesible cuando sea necesario. El tiempo es esencial, ya que unos pocos segundos en este punto crítico pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

En general, la necesidad de estimular a los terneros debería ser la excepción en las operaciones actuales de vacas y terneros, ya que los problemas de parto se han reducido en gran medida por un mejor manejo y una mejor genética. Por lo tanto, a menos que se trate de un parto difícil o que haya habido un retraso en la salida del ternero, como ocurre con un parto volteado o “de nalgas” (posición podálica), la reanimación no debería ser una rutina.

Con partos difíciles, a veces vale la pena dejar de tirar y dejar que el ternero respire un poco cuando la caja torácica esté fuera antes de tirar de las caderas. La cría puede bramar porque está viva y siente dolor, así que prepárese para esta respuesta.

Si usted está recibiendo demasiados terneros débiles su veterinario probablemente querrá mirar varios puntos de problemas potenciales.

¿La intervención es demasiado lenta, especialmente en el caso de las vaquillas? Una vez que se ha iniciado el proceso de parto, independientemente de que se haya roto la bolsa de agua, el tiempo corre. Es un viejo mito que usted tiene mucho tiempo si la bolsa de agua no se ha roto. Eso simplemente no es cierto.

Intervenir cuando no se ha avanzado durante una hora o una hora y media sigue siendo una buena regla.

También he visto casos en los que ha sido necesario reanimar al ternero cuando la bolsa de agua no se ha roto y el ternero se estaba ahogando en una taza de fluidos fetales. Esto puede ocurrir en partos rápidos y fáciles cuando no hay suficiente presión para romper la bolsa.

En los partos de nalgas (de espaldas con las dos patas traseras hacia delante) y en las torsiones, sabemos que el tiempo suele agotarse, por lo que es imprescindible estar preparados para estimular al ternero en cuanto salga. Una vez que la cabeza de la cola del ternero atraviesa la pelvis en un parto al revés, el ombligo está esencialmente roto y el ternero trata de empezar a respirar. Aquí es donde un tirón rápido salvará a los terneros, y también explica por qué siempre debemos asistir a los terneros hacia atrás cuando sea posible.

Los terneros débiles también pueden ser el resultado de una mala nutrición o de deficiencias de vitaminas y minerales, por lo que necesitamos vacas que tengan una buena puntuación de condición corporal y que estén sometidas a un buen programa de minerales y vitaminas. Estas deficiencias se producen mientras el ternero se está desarrollando, por lo que revertirlas durante la gestación nunca es una solución rápida.

Una deficiencia de selenio, por ejemplo, puede provocar el síndrome del ternero débil y las deficiencias de yodo provocan bocio y terneros débiles o muertos al nacer.

Si un ternero nace muerto o débil y muere poco después de nacer, la autopsia puede aportar mucho para establecer un diagnóstico y encontrar formas de evitar el problema en el futuro.

Si la placenta empieza a salir primero, puede que ya sea demasiado tarde, pero si hay alguna señal de vida, hay que sacar al ternero lo antes posible.

Un último consejo sobre el alumbramiento de un ternero y la prevención de la necesidad de reanimación. Comprueba la viabilidad del ternero introduciendo los dedos en su boca para comprobar su reflejo de deglución o nauseoso. Si este reflejo es muy débil, puede estar seguro de que el ternero será lento cuando nazca. Además, si el ternero es demasiado activo y se agita, puede ser una señal de que el tiempo se está acabando, ya que el ternero está privado de oxígeno y necesita salir lo antes posible.

Roy Lewis es un veterinario afincado en Westock, especializado en la práctica de los grandes animales. También es veterinario de servicios técnicos a tiempo parcial para Merck Animal Health. Artículo escrito para canadiancattleman.ca 

Traducción: MVZ Brenda Yumibe para Alta Genetics en Español