La hipocalcemia, comúnmente conocida como fiebre de leche, es una enfermedad metabólica potencialmente mortal que ocurre cuando el calcio en la sangre de una vaca cae a niveles por debajo de lo normal. Si no se maneja adecuadamente, una vaca puede pasar de saludable a muerta en cuestión de horas. Conocer los signos y las mejores prácticas de tratamiento para esta condición podría marcar la diferencia cuando se trata de salvar la vida de un animal.


Qué buscar


La fiebre de leche se puede dividir en tres etapas según la gravedad.

La fiebre de leche en estadio I, también conocida como hipocalcemia subclínica, a menudo es difícil de detectar debido a su corta duración y su amplio conjunto de síntomas. De acuerdo con Virginia Ishler, especialista en extensión lechera en la Universidad Estatal de Pennsylvania, la etapa I generalmente durará menos de una hora con síntomas como pérdida de apetito, hipersensibilidad, debilidad, cambio de peso y cambio de posición de los pies traseros.

La fiebre de la leche en estadio II se extiende durante un período de tiempo mayor que dura de 1 a 12 horas. También se acompaña de una serie de síntomas más severos, como ojos apagados, oídos fríos, temblores musculares, falta de coordinación al caminar y un tracto digestivo inactivo. La temperatura corporal de la vaca también puede bajar a un rango de 96 ° F a 100 ° F.

La hipocalcemia en estadio III se distingue por la incapacidad de la vaca para pararse y una pérdida progresiva de conciencia que lleva a un coma. La frecuencia cardíaca del animal puede aumentar rápidamente y podría superar los 120 latidos por minuto. Según Ishler, las vacas en la etapa III no sobrevivirán más de unas pocas horas sin tratamiento.


Cuando tratar


Para las vacas que están de pie, el calcio oral se puede administrar en forma de empapado, gel o bolo. El calcio oral tiene la ventaja de ser absorbido más lentamente en el tracto digestivo e imita la liberación natural de calcio al consumir ingredientes alimenticios.

Para las vacas que están muy abajo, se debe administrar un tratamiento intravenoso para ayudar a aumentar rápidamente los niveles de calcio en la sangre. Si bien este tratamiento es necesario en situaciones de emergencia, administrar demasiado calcio en un corto período de tiempo podría causar que el animal tenga un ataque al corazón. Además, una vez que el tratamiento intravenoso inicial ha desaparecido, el animal puede experimentar un choque hipocalcémico. Para prevenir esta recaída, considere administrar un tratamiento intravenoso seguido de una dosis oral varias horas después para ayudar a equilibrar los niveles de calcio.

Artículo escrito por: Taylor Reach

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México